Eres acumulador? Atención, podría ser el reflejo de estos problemas emocionales.

¿Eres de las personas que guarda de todo? ¿No tiras nada porque crees que puede que llegues a necesitarlo en algún momento de tu vida?

Una persona acumuladora es aquella que guarda todo tipo de cosas y que le cuesta trabajo desprenderse de estas porque piensa que se pueden reparar, servir para algo o simplemente porque le generan un recuerdo y creen que sin eso le restas valor a un recuerdo importante.

Para ellos tirarlas les resulta muy difícil, tanto que los puede llegar a alterarse de tal manera modificando inclusive su conducta hacia los demás.

Se define como ” síndrome de acumulación compulsiva, síndrome de acaparador compulsivo, como un trastorno psicológico caracterizado por la tendencia a la acumulación de artículos u objetos en forma excesiva en referencia a cantidades socialmente aceptadas y la incapacidad para deshacerse de ellos, incluso si los objetos carecen de valor, son peligrosos o insalubres. Este acaparamiento compulsivo puede afectar la movilidad en la vivienda e interfiere con las actividades básicas, como cocinar, limpiar, reposo, dormir y el uso de instalaciones sanitarias y las relaciones sociales.

El síndrome representa un apego excesivo, llegando al punto que se molestan si otros tocan sus cosas, les angustia la idea de desechar o separarse de los objetos, sienten necesidad de guardarlos o rescatarlos inclusos presentan síntomas físicos si alguien se mete con sus cosas.

La persona que padece de este trastorno experimenta angustia y ansiedad ante la idea de desprenderse de las cosas y siguen acumulando de manera excesiva, independientemente de su valor real o sentimental.

El doctor Sanjaya Saxena, director del programa de Trastornos Obsesivos-Compulsivos en la Universidad de California en San Diego, sostiene que la acumulación compulsiva en casos avanzados puede llevar al paciente, a vivir en condiciones totalmente insalubres incluyendo infestación de plagas como roedores y cucarachas,​ lesionarse al posarse sobre objetos punzo-cortantes y otros peligros inminentes en la salud y seguridad, incluso causar incendios o derrumbes. Puede que no devuelva lo que provoca roces sociales, en casos más extremos el impulso de posesión puede llevar a robar objetos (Cleptomania).

Características:

El acaparamiento compulsivo es una patología, un trastorno mental que modifica la conducta de las personas haciendo que estas acumulen cualquier tipo de cosas de forma obsesiva.

Quienes la padecen sufren de exceso de ansiedad, tendencias depresivas o problemas para socializar. Daremos un pantallazo general sobre la naturaleza de este complejo síndrome para conocer algunas de sus causas, síntomas y consecuencias.

-Los acumuladores compulsivos se caracterizan por sentir una fuerte dificultad a la hora de desprenderse de los objetos materiales. Son personas muy apegadas a su hogar y no toleran muy bien los cambios, les cuesta aceptarlos.

-El acumulador compulsivo le da valor a los objetos que acumula. Crean vínculos emocionales con los objetos y el desprendimiento material les causa angustia, dolor e incluso remordimiento.

-Son conscientes de que los objetos que acumula son inútiles o que ya se encuentran en mal estado, son concientes de que ya puede considerarse hasta basura, pero aun así quiere conservarlos, atribuyéndole un valor .

-La gravedad de este trastorno radica en que la personas que la padecen la mayoría de las veces no lo ven como un problema, lo que dificulta de sobremanera su tratamiento.

Existen varios niveles de acumulación:

Nivel Uno (Tipo 1): la acumulación no es excesiva, el hogar es limpio, habitable. Quizás haya olores ocasionales de animales domésticos, y podría haber alguna evidencia de plagas o invasión de hormigas. Todas las vías de entrada y salida de casa como puertas y escaleras de la casa son accesibles.
Nivel Dos (Tipo 2): existen electrodomésticos que ya no funcionan, el desorden y acumulación se extiende en dos o más ambientes de la casa ; ya se presentan ciertos olores desagradables pues hay menos limpieza, se ve moho (ligero a medio) en cocinas y baños, y las superficies de preparación de alimentos se encuentran ligeramente sucias. Hay además olores provenientes de las mascotas, y evidencias de heces y orina.
Nivel Tres (Tipo 3): la acumulación se extiende de piso a techo, y ya se ve afectada las áreas al aire libre. La higiene de las mascotas se ha descuidado aún más, las heces y orina animal se ven dispersos dentro de la casa. El área destinada a la preparación de alimentos es muy sucia y con cúmulos de basura. Hay olores desagradables por toda la casa, hay polvo por todos lados, sábanas sucias El desorden ya bloquea puntos de acceso como ventanas o puertas, ciertas dependencias de la casa ya no son utilizables.
Nivel Cuatro (Tipo 4): la acumulación provoca daños estructurales como fugas o ventanas rotas, baños inutilizables. Ya se evidencian e infestaciones de plagas. Ya hay alimentos en estados de descomposición, en la cocina ya no hay utensilios limpios en la. El moho y hongos ya invaden más lugares en varios lugares de la casa. Hay (varias) mascotas en malas condiciones higiénicas.
Nivel Cinco (Tipo 5): El caos. El acumulador ya habita en un lugar sin servicios básicos, puede inclusive haber heces humanas, las mascotas representan un peligro sanitario. Existen caso en que los familiares van a vivir a otro lado pues ya no queda espacio para ellos.

Síntomas y comportamientos de los acumuladores.

-Guardan objetos inútiles o de poco valor económico, como catálogos, periódicos viejos ​, y cosas que han recibido gratis.

-Guardan libros, materiales de lectura como folletos informativos, cintas de videos, agendas de anotaciones.

-Conservan utensilios de cocina que están en mal estado, que ya son inservibles.

-Ante cualquier sugerencia sobre tirar algún tipo de material alegan podría re utilizarse , reciclarse o “servir para manualidades”

-Conservan ropa en mal estado, que ya no les queda en cuanto a tamaño y que ya no puede usar o que podría regalar

-Se niegan a tirar cosas rotas pues consideran que pueden repararse.

-Sostienen que las botellas vacías de plástico, vidrio, latas, papel usado es reciclable pero no les da el destino que corresponde para su reciclaje

-Conservan grandes cantidades de comida y alimentos perecederos expirados

-No solo conservan cosas viejas si no también cantidades grandes de artículos nuevos, ropa sin usar y con etiquetas

-Compran, inclusive hasta roban y recogen objetos hasta de la calle solo para tenerlos.

-Su hogar llega a estar tan lleno de cosas al punto que algunas partes son inaccesibles. Por ejemplo, camas en las que no se puede dormir, mesadas de cocinas que no pueden usarse para preparar alimentos, baños con poca higiene

-Se aíslan socialmente pues evitan visitas de familias y amigos porque el desorden los avergüenza y sobre todo no quiere que estos les sugieran cambios, enfrentándose con familiares o amigos debido al desorden o la acumulación.

Tendemos a llamar a este tipo de persona sucios o haraganes o desordenados, pero va más allá de eso pues éste desorden característico es resultado del trastorno, es un reflejo de caos y habla de cómo se sienten emocionalmente.

Detrás de este esta condición se encuentra una incapacidad para soltar cosas, personas o relaciones, se esconde el hecho de llenar un vacío emocional o el intento de compensar algo.

Estas personas necesitan de ayuda psicológica para cambiar o mejorar su calidad de vida por lo que es fundamental buscar ayuda profesional si estas viviendo una situación así o si conoces a alguien que la padezca


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"