Enfrentar la vida: ¿Cómo ser más fuerte psicológicamente?

Vivimos en un ritmo tan acelerado que pareciera que el tiempo nos absorbe y nos consumimos a diario en una vorágine en la que no siempre terminamos satisfechos con lo que hacemos, tanto en el trabajo como en la casa. Las decepciones, el desempleo, las necesidades insatisfechas, casi a la orden del día, la realidad social en la que vivimos con un futuro muchas veces incierto, todo hace que nuestro día a día esté dinamitado por las presiones y por el estrés. No todos los seres humanos tenemos la misma capacidad de enfrentar los combates de la rutina, algunos aprenden a sortear los problemas, otros a convivir con ellos y a seguir, pero muchos otros no se sienten con la capacidad de resistir tantos embates y acaban por declinar en la curva de la depresión. Las personas que saben sostenerse a pesar de todo, suelen contar como aliada con una fuerza psicológica que las empuja a salir de ello. ¿Cuál es motor que moviliza a esas personas fuertes?

¿A qué llamamos fuerza psicológica?

“Al mal tiempo, buena cara”. Reza un viejo dicho que se aplica para aquellas personas que tienen esa capacidad de sobrellevar sus tormentas con entereza sin derrumbarse. Se trata de personas que asumen sus problemas y que aprenden a fortalecerse en medio de ellos, utilizan todas las herramientas que tienen a mano, pero lo más importante de todo es que, no pierden la sonrisa. Son de esas personas que aún estando mal, responderán que están bien, si alguien se lo pregunta, llegarán a todas partes con la sonrisa dibujada en el rostro, capaces de enfrentar lo que sea.

Sucede que esta fuerza psicológica la tenemos todos, solo que algunas personas han podido desarrollarla más que otras. Todo depende de la personalidad de cada uno y de la experiencia de vida que tengan como de las circunstancias en las que se encuentren.

Hay personas que pueden ver el vaso medio lleno, pero otras son capaces de verlo medio vacío.

La fuerza psicológica, es en suma, aquella que nos provee de las herramientas básicas, esas que debemos aprender a encontrar en nosotros mismos, para así poder salir adelante, sea cual sea la situación en la que nos encontremos. Siempre una puerta de salida, nunca ahogarse es la solución, la fuerza para hallarla está dentro de ti.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"