Enamorarse no es sinónimo de hacer todo lo que tu pareja quiera

El enamoramiento es una de las etapas más especiales que alguien puede vivir, porque está llena de intensidad anímica, por lo tanto, nos volvemos vulnerables ante la posibilidad de cometer errores que podrían arruinar una posible relación. El primer error que se puede cometer es dejar de ser tú mismo para convertirte en lo que la otra persona quiere.

Cuando estás al principio de una relación, todo parece formar parte de un cuento con la mejor historia de amor. Los enamorados son los mejores amantes, seductores, se vuelven lo mejor ante los ojos de la otra persona. Estar muy enamorado significa no molestarte por nada, aunque tengas que fingir que no estás enojado porque te hizo esperar más de una hora cuando quedaron de ir al cine. Estar enamorado es que, si tu pareja te dice que le gustan los payasos, tú salgas corriendo a comprar el disfraz.

A continuación, te presentamos cinco errores que cometes al estar muy enamorado y de los cuales no te has dado cuenta:

1. Sabes que tu pareja no es muy buena combinando la ropa, sin embargo, te quedas callada cuando se presenta en una cena formal con el atuendo incorrecto. Aunque estás incómoda, prefieres no decirle nada pensando que algún día, por arte de magia, va a darse cuenta. Primer error, si no lo dices en el momento, este cambio no sucederá.

2. Al principio quieres volverte indispensable, ser quien todo lo sepa y todo lo resuelva, pero la realidad es que no lo sabes todo y cometes errores, como todos los seres humanos. Aquí el error es querer aparentar algo que no eres, así que la sinceridad siempre será lo mejor.

3. Otro error muy común es comer algo que te desagrada de toda la vida, pero a tu pareja actual le encanta. No tienes por qué hacer esto, cada quien tiene sus propios gustos y tú no lo pasarás bien comiendo algo que no te gusta. En este mismo sentido, no debes volverte una de esa personas que incluso cambian sus hábitos saludables y empiezan a tomar, a fumar o a desvelarse, solo por quedar bien con su pareja.

4. Pensar que debes distanciarte de tus amigos, solo porque a tu pareja no le gusta que tengas amigos del sexo opuesto. Esto se llama coartar la libertad, y no debes permitirlo.

5. No eres la mamá de tu pareja. Una cosa es cuidarlo y quererlo, pero no exageres en mantenerte al pendiente de cada movimiento que hace y de ver que nada le haga falta. Él tiene que resolver sus problemas por él mismo.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"