Que el tiempo no empañe el amor. Enamora a tu pareja cada día!

Una de las cosas más importantes que necesita una relación amorosa es el mantener la ilusión a través del tiempo.  Muchas parejas creen que el sentimiento del enamoramiento es la única señal indicadora de que una relación amorosa vaya a funcionar y que para lograrlo se necesita mantener el enamoramiento durante todo el tiempo que dure una relación.

No hay nada más alejado de la realidad que engañarse pensando que el enamoramiento es una fase decisiva para que la llama del amor dentro de una relación funcione.

Pues el enamoramiento si bien es  cierto es una de las fases más bellas sobre todo al inicio de una relación. También es una de las más fugaces, y falsas ya que al no conocerse bien los dos miembros de la pareja. En esta fase la mayoría del tiempo se busca agradar al otro para que las cosas marchen sobre ruedas. Los enamorados dejan a un lado ciertos aspectos y parecen estar cubiertos con un velo en el que sólo logran ver las cualidades y virtudes de sus parejas, mientras que los defectos y debilidades parecen no existir por completo.

Obviamente esto es muy lejano a la realidad porque como seres humanos todos tenemos virtudes y defectos. Sin embargo dentro de esta fase las dos partes se esfuerzan al máximo por demostrar sus más altas cualidades y por ocultar aquellas cosas que pueden no agradar tanto a sus parejas. Es por ello que en esta fase la mayoría de las relaciones parecen ser perfectas.

La ilusión en la pareja se alimenta día a día

Porque mantener la ilusión es lo más importante en nuestra vida, es esa luz que hace que las mañanas se carguen de energía por avanzar hacia delante. Es esa llama que hace que cojamos la mano de la persona que queremos, sabiendo que estamos bien, que es esa la verdadera felicidad. De ahí que valga la pena saber cómo alimentarla, como mantener viva la ilusión.

Sé espontáneo, haz cosas que tu pareja no se espera

Conforme pasa el tiempo junto a la pareja se van perdiendo los detalles y los mimos y cuidados que se mantenían al principio de la relación, o por lo menos esto parece ser el principal problema al que la mayoría de las parejas llegan por motivo de la rutina diaria y la costumbre de compartir tanto tiempo junto a la persona que aman,   Una regla de oro es no permitir que la rutina se convierta en la asesina del amor en tu relación, y en lugar de eso permítete ser espontaneo con tu pareja, pueda ser que tengan muchos otros temas en que pensar sin embargo el hacer cosas diferentes de manera regular hará que la llama del amor siga vivía

El sentido del humor

La risa, el compartir buenos momentos de risa y de distensión, hace que se alivien las tensiones y que disfrutemos en común con complicidad. Regala siempre una sonrisa, relativiza los problemas con algo de optimismo y sentido del humor. Procurad divertiros al máximo cuando estés juntos, como si no importara nada más.

Cuidado con las rutinas

En cierto modo las rutinas son necesarias, pautan el ritmo de nuestra vida. Levantarnos, desayunar, ir al trabajo, volver a la misma hora, cenar, dormir… es normal, pero hemos de tener cuidado de no caer en esas obligaciones descuidando a la otra persona. Planea una escapada de fin de semana, salgan a cenar entre semana y no un viernes. Hazle un desayuno especial. No dejes que el cansancio por el trabajo u otras obligaciones les hagan perder la ilusión por estar juntos.

Desprenderte del control remoto y artilugios tecnológicos para estar con tu pareja

Algo que en los últimos tiempos aleja a las parejas de tener una relación maravillosa es el hacerse adictos de la tecnología, celulares, tv, tabletas, redes sociales y todo lo que tenga que ver con el aislamiento individual para sumirse en los procesos de la tecnología.  Esto quita muchísimo tiempo.

Tu pareja es tu cómplice, tu amigo y confidente

 

Debemos ver a la otra persona como ese a quien poder contar nuestras intimidades, nuestros deseos, nuestras aspiraciones. Esa complicidad, además de unir lazos hace que dos personas se encuentren protegidas y entendidas. Si confiamos en alguien nuestra autoestima se refuerza, y la ilusión se acrecienta.

La ilusión por hacer planes

Una pareja que no hace planes, es que no confía en su futuro. No estamos hablando solo de hacer planes de cara al fin de semana que viene, sino planes para el día de mañana donde ambos estén juntos. Una casa, una familia, un proyecto personal para los dos. Los planes son el mejor estímulo para ilusionarnos, porque nos demuestra que la otra persona nos incluye en sus deseos de cara al futuro. 


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"