Él ya se fue, entonces no lo retengas en tu memoria.

Si no lo hicieras, entonces eso te acarrearía un problema de orden psicológico. Esta es una experiencia que vivimos tanto si nos separamos de una pareja como la pérdida física de alguien muy querido.

Será un tiempo en que liberarás tus emociones y aprenderás a reorganizar tu vida y puedes compartir con tus seres queridos. Nada como la compañía de las personas que nos quieren para recuperarnos de los golpes del corazón.

Esta separación, este quiebre afectivo tomará su tempo, pero ten cuidado, no significa que debas entregarte al dolor. Pasado un tiempo prudencial debes levantarte y continuar la marcha.

Si te aferras a los recuerdos, si en todo momento lo tienes presente, si lo buscas, algo no está del todo bien. Debes trabajar la voluntad de salir adelante.
Tres aspectos que no te desatan del pasado

La culpa

Cuidado con ella. La culpa es el sentimiento que nos empuja a ir a encontrarnos siempre con el dolor. Es la búsqueda inconsciente de todo aquello que nos causa sufrimiento ¿por qué? Simplemente porque esperamos redimirnos en ella.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"