El tiempo te enseña a alejarte de personas que no valoran tu presencia

Muchas veces podemos sentir que nuestra presencia no es valorada, o simplemente tenemos una venda en los ojos, nos aferramos a personas dando lo mejor de nosotros y tratando de ignorar señales que nos dicen que no deberíamos estar allí.

Sin duda alguna el tiempo es uno de los recursos más valiosos que tenemos, cada segundo invertido, es imposible de recuperar.

Muchas veces no somos conscientes de este hecho e invertimos nuestro tiempo sin darle ningún tipo de valor, dedicándoselo a actividades que no nos llenan, que no logran satisfacernos o simplemente no nos llevan a donde queremos estar. Lo mismo ocurre con el tiempo que le dedicamos a las personas, si no tenemos un criterio adecuado muy probablemente lo estemos invirtiendo en las personas menos indicadas. Solo el tiempo te demuestra que existen personas que les brindas todo tu apoyo, tu confianza y amor pero no es bien recibido ni apreciado.

Nunca será fácil alejarte y más si es la persona la cual amas, traería graves consecuencias sentimentales a tu vida, pero de seguro eso será mucho más fácil de reparar, que el daño de estar presente donde no se es valorado.

Cuando estas en una relación y sientes que tu pareja no te brinda la atención necesaria o no te da en su vida el espacio que mereces, nuestro deber es retirarnos honradamente y no exponernos a situaciones donde los únicos lastimados seriamos nosotros mismos.

No es bueno aferrarse a lugares o a personas que no son para nosotros, que no están para nosotros, pero en nuestro afán de querer pertenecer o de dar lo que tenemos guardado, podemos obviar los indicios o hechos que nos hablan de apartarnos, que nos invitan a ubicarnos en sitios donde nuestra presencia represente un gusto para quien la tenga cerca, que podamos tener relaciones recíprocas y que nuestra ausencia genere incomodidad y no placer.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"