Él superó la drogadicción para convertirse en Iron Man

En un episodio de “Los Simpson”…

«¡Miren, están filmando! ¡Robert Downey Jr. está enfrentándose con la policía!», dice Marge admirada desde su automóvil. «No veo las cámaras», dice Bart. Ese capítulo fue lanzado el 21 de septiembre de 1997, una época en la que el héroe de los niños estaba alejado de las cámaras pero muy cerca del crimen. El chiste de los Simpson no era tan ficticio ni gracioso como parecía. Un año antes, el actor sí había estado en un enfrentamiento armado con la policía… pero en circunstancias distintas.

Disparó una Magnum .357 desde su automóvil en Sunset Boulevard, una de las avenidas más importantes de California, mientras estaba drogado con heroína y, posiblemente, cocaína. Con aproximadamente 30 años de edad, el joven heredero del director Robert Downey ya era un nominado al Oscar, exitoso actor y estrella de Hollywood. Sin embargo, al convertirse en el adicto más peligroso de la época, estuvo a punto de derrumbar su futuro.

Más de 10 años después de este suceso, Downey Jr. es uno de los hombres mejor pagados del cine, el rostro más famoso de Marvel y el simpático superhéroe que nos recordó que amamos a los personajes arrogantes y astutos que llenan la pantalla con su atrevimiento y sensualidad. Pero, ¿cómo lo logró?

Volando como superhéroe

No cualquiera sale de una adicción con el estilo con que lo ha hecho Robert Downey Jr. Su pasado está tan manchado de eventos polémicos que incluso actualmente se rehusa a hablar al respecto, exceptuando las veces que señala que nunca volvería a consumir ningún tipo de drogas ni alcohol (aunque Tony Stark lo haga continuamente).

Su aventura comenzó con su éxito como estrella y, posiblemente, desde su adolescencia. De acuerdo con un reporte de la BBC, desde joven Downey Jr. había tenido constante acceso a drogas, ya que su padre –un adicto– lo invitaba a consumirlas. Después de que comenzó a ganar reconocimiento, era inevitable que comenzara a desarrollar una fuerte dependencia por el alcohol, la fiesta, la cocaína, la heroína y la marihuana. Su familia lo ingresó a distintos centros de rehabilitación pero siempre terminaba volviendo al consumo.

Después del incidente de la Magnum en el 96, traspasó, drogado, la casa de un vecino y se quedó dormido en una cama. Ese crimen le ganó una sentencia de tres meses de libertad condicional con diferentes pruebas antidrogas esporádicas. A pesar de eso, al poco tiempo falló uno de esos exámenes y fue arrestado de nuevo. Su fama decayó después de que fuese defendido por los abogados de O.J. Simpson (acusado de haber asesinado a su esposa) y, aunque aún seguía actuando y recibiendo reconocimiento de la crítica, pasó un año entero en la prisión y clínica California Substance Abuse Treatment Facility and State Prison.

El mundo pensaba que Robert había vuelto limpio a Hollywood con un nuevo papel en la serie “Ally McBeal”, pero al poco tiempo, en el año 2000, fue arrestado de nuevo después de que alguien hiciera una llamada anónima reportando que el actor estaba consumiendo cocaína y valium. Sin embargo, no recibió ningún castigo y fue liberado.

Finalmente en 2001, Downey Jr. caminaba descalzo a las afueras de Los Ángeles y fue arrestado. A pesar de que se comprobó que tenía cocaína en el sistema, se le dio otra sentencia de libertad condicional gracias a una ley que le ayudaba a los adictos a recuperarse antes de ser enviados a prisión. Posiblemente ese fue el momento en el que el actor tocó fondo, pues fue la última polémica en la que se involucró.

La prensa especulaba que el hombre sufría de algún trastorno psicológico, pero nunca se realizó un diagnóstico y él afirmó que no sentía que tuviera otra condición más que el gusto por las drogas. Asimismo, confesó que después de haber perdido amistades y familia, estaba seguro de que tenía que hacer un cambio.

El regreso de “Iron Man”

Pasó un tiempo antes de que Downey Jr. volviera a su estatus como superestrella. Después de su crisis, logró recuperarse con algunas de sus mejores actuaciones en “A Scanner Darkly” del 2003, “Kiss Kiss Bang Bang” en 2005 y finalmente en “Zodiac” de 2007, cinta que oficialmente lo regresaba como una promesa del cine de Hollywood. Su actitud cada vez más atrevida señalaba que no volvería a las drogas y que su nueva adicción sería la fama.

En 2008 se estrenaron dos filmes que cambiaron su vida. “Tropic Thunder” que le ganó otra nominación al Oscar e “Iron Man”, la cinta que lo convirtió de nuevo en un héroe del cine y un ejemplo a seguir para todos aquellos lidiando con las adicciones. El papel le quedó perfecto ya que encajaba con su personalidad. Tony Stark tiene una historia de pérdida y rendición similar a la que tuvo Downey Jr. así que era el hombre ideal para el personaje. Su arrogancia, adicción y lejanía del mundo lo catalogaron como un excelente actor y actualmente los fanáticos gritan al verlo.

Hace un par de años, el periodista Krishnan Guru-Murthy trató de adentrarse en la vida de adicciones de Downey Jr. en una entrevista que terminó abruptamente cuando el actor decidió levantarse e irse. El actor no necesita dar explicaciones. El mundo vio su caída y también tuvo la oportunidad de mirar su ascenso y recuperación desde las cenizas. Su pasado como adicto ha quedado en el olvido y su vida se convirtió en una historia de éxito que sólo unos pocos pueden contar. Gracias a su fortaleza y valentía (después de tantas caídas) Tony Stark puede dar vueltas al mundo, mientras Downey Jr. finalmente duerme en paz.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"