El síndrome de “la otra”, cuando la amante está destinada a sufrir

La infidelidad es un fenómeno que va en aumento cada día, las estadísticas cada vez son más altas con relación a este tema. Sin embargo, y según estudios recientes, es siempre la mujer engañada la que sale ganando, pero ¿por qué? Tal vez porque nunca nos hemos detenido a preguntar o mejor dicho a escuchar la versión de la amante. La sociedad, en su mayoría se ha fabricado estereotipos acerca de quién es “la otra”, siempre la describen como una mujer atractiva, sin prejuicios y con pocos escrúpulos, una mujer casi sin sentimientos y hasta muy capaz de involucrarse con un hombre casado.

El sufrimiento que causa este tipo de relaciones no es limitado a la esposa y a los hijos del matrimonio, sino que también afecta de manera directa a la amante, quien pudo haber entrado a la relación enamorada de un hombre que logró conquistarla a base de mentiras. Existe una realidad con relación a este tema, según estudios en la Universidad de Málaga, España, afirman que las amantes hoy día pueden ser mujeres comunes, es decir, con sentimientos, ideas y por supuesto con mucha ilusión, esperando siempre que su pareja prohibida tenga algo de tiempo ella.

Es cierto que cada una de las mujeres merecemos encontrar al amor, pero a veces debemos ponernos a pensar bien en si vale la pena hacerlo a costa del sufrimiento de otra persona. Si el hombre ya tiene otro compromiso como por ejemplo, un noviazgo o un matrimonio, las cosas probablemente no vayan bien contigo, ya que se trata de alguien incapaz de afrontar sus propios problemas. Pues en caso contrario, se animaría a decidir por una de las dos, sin la necesidad de andar teniendo una amante.

Normalmente la gente señala con el dedo solamente a la amante, ella es considerada siempre como “la destructora de parejas”, por eso si estás en una relación clandestina o tienes pensado ser la otra, debes leer estas reflexiones antes de seguir adelante:

Siempre serás vista como la rompe hogares
Si tu pareja termina su relación para estar contigo, siempre serás vista como una destruye hogares; aunque ya tuvieran problemas entre ellos, todos pensarán que tú fuiste la culpable por haberle alejado de su esposa o de sus hijos, es más, la sociedad no evitará mirar tu relación como base del sufrimiento de alguien más, incluso las personas cercanas a él sentirán rechazo hacia ti, aunque lo nieguen.

Su tiempo vale oro y no puedes pagarlo

Digamos que su vida pública es más importante, y como la relación de ustedes es a escondidas, olvídate de pasar sus cumpleaños, aniversarios o vacaciones juntos. Por ningún motivo él va a permitir ser visto contigo, pues alguien podría decirle a su esposa. Y si es necesario, tampoco dudará dos veces para rechazarte cuando más lo necesitas.

Solamente hace promesas
Las excusas brotarán como el agua de un manantial. Siempre pondrá pretextos para justificar el motivo por el cual no puede divorciarse: te hablará siempre de las situaciones referentes a sus hijos, también te mencionará el trabajo, su estatus y tal vez te hable de su casa, pero la única verdadera razón por la que no lo hace es porque no quiere dejarla, de lo contrario, ya lo hubiera hecho.

Tú eres reemplazable

A pesar de decirte que te ama, así como te mintió y conquistó, podría conquistar a alguien más en cualquier momento, es decir, tú sí eres reemplazable. Sin embargo debes tener en cuenta una cosa: es muy probable que te haga ver de menos frente a su señora esposa y adivina qué, no estás en total condición de reclamar nada a tu favor, ya que si surge algún problema contigo, a él le resultará muy fácil reemplazarte y solucionar de esa forma el problema.

Las relaciones no son perfectas
Pareciera que juntos viven una relación perfecta, llena de fiestas, comidas, diversión y paseos; pero eso solo es un reflejo de lo que no puede hacer con su esposa. Todo lo que hace contigo digamos que es como una especie de desahogo y todo lo que disfruta contigo, al final termina siendo un espejismo de momentos.

Culpa y remordimiento

No todas las mujeres que eligen ser “la otra” son capaces de mostrar ese sentimiento de culpa o remordimiento. Es algo que no demuestran, no porque no las sientan, sino que simplemente se trata de ese orgullo femenino, un orgullo que el propio hombre se encargó de arrebatarlas y de alguna u otra forma tratan de verse siempre fuertes ante ese hecho. Aunque tú misma te hagas creer que todo está yendo por un buen camino y que serán felices, al final lo único que te resta es conformarte con lo que él te ofrece.

Te conformas con menos de lo que eres capaz de tener
Tal vez te resulte difícil asimilarlo, pero es una realidad que toca en muchos ámbitos como: clases sociales, grupos de edad y países. Lo mismo sucede en el amor, es decir, cuando tú decides hacer el papel de amante, lo más probable es que solamente recibas la sobra de lo que el hombre da a su pareja formal, aunque con sus palabras él trate de convencerte de que la historia no es así. ¿Estás dispuesta a vivir sólo de la sobra?


Muchas veces no entendemos cuáles son los motivos que pueden impulsar a una mujer a meterse con alguien que ya tiene pareja. No podemos decir que solamente son víctimas de un engaño, ya que muchas lo hacen de manera consciente y a sabiendas de lo que se exponen. Procura buscar ayuda para poder descubrir las razones que te están llevando a buscar este tipo de relación, porque eres una mujer valiosa y mereces un amor que sea completamente tuyo. En el amor, así como en otro ámbitos de la vida, es importante que empieces a amarte primeramente a ti misma, para poder hacer eso con los demás. Ser feliz es tu decisión, pues solo tienes esta vida y mereces una buena relación, nada a medias.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"