El segundo amor es mejor que el primero.

No es difícil imaginarse que todo el mundo piensa que el primer amor es el mejor. Porque es el amor que recordaremos toda la vida. Que el primer amor es el verdadero amor de tu vida y que no existirá otro igual.

El primer amor es al que se escriben canciones, poemas, se exhiben en las películas, como si no existiera algo más después de ello. Pero ¿qué sucede cuando esa sensación del amor incondicional que todos pintan como un cuento de hadas se termina? Queda un dolor insoportable, como si tu vida estuviera partido en mil pedazos. Que ya no habrá otra oportunidad de amar nunca más.

Lo único cierto es que en la guerra y en el amor todo se vale. Sí, es posible que a muchas personas les resulte en el primer intento. Pero si esto no sucede hay que darle paso a nuevas oportunidades. Muy al contrario de lo que muchos creen, los expertos aseguran que el segundo amor es más real y seguro que el primero, porque brinda seguridad y estabilidad emocional y afectiva a las personas.

¿Por qué? Porque cuando llegamos al segundo amor nos sentimos más maduros en todo sentido, y podemos percibir con facilidad si alguien es el indicado o no.

Dicen que si te enamoras una segunda vez, no fue amor la primera vez. Nadie nace sabiendo, por eso la mayoría de las personas no tiene una experiencia muy buena con su primer amor. Eso no quiere decir que para la segunda serás una experta, pero es más probable que experimentes algo más maduro que con el primero.

Si tu relación con tu primer amor se ha acabado, y piensas que nunca más vas a volver a amar con tanta intensidad, no te desesperes. Se puede volver a amar y se puede amar mejor.

La vida nos da una segunda oportunidad y ese es un momento que hay que saber aprovechar, ya que el segundo amor puede ser mucho mejor que el primero y puede sanar ese roto corazón.

Existen algunas razones que debes tener en cuenta para tomar esa segunda oportunidad:

Has aprendido de los errores.

En toda relación hay que aprender, para que la siguiente pueda ser mejor, eso es clave. Aprender de nuestros errores anteriores, ayudara a que sepamos qué es lo que buscamos de la otra persona. Para que exista entre los dos un aprendizaje más allá del enamoramiento, debemos de mirar hacia nuestro pasado y observar en los errores que cometimos por la inmadurez y también lo que nos gustaría encontrar en esa nueva persona.

Pondrás más atención.

Al entrar en una segunda oportunidad de amar, ya estarás un poco más entrenada y sabrás lo que estás buscando realmente en una nueva pareja. Observarás los detalles de esa persona con más precaución de no cometer el mismo error que con tu anterior relación. Esto no quiere decir que tengas que estar en guardia en todo momento, debes de darle la oportunidad a esa persona de demostrarte lo que vale.

Estás más tranquila

Luego del duelo con el corazón más sano, el segundo amor terminara de curarte. Notaras esas diferencias con el transcurrir del tiempo. Ya con más madurez te darás cuenta que el segundo amor es más seguro, que ya no está para juegos ni experimentos como el primero aunque tampoco hay un plan para el futuro pero te da esa sensación de estabilidad y tranquilidad en el momento.

Te dará fuerzas.

Después del sufrimiento volverás a tener más seguridad en ti misma. El segundo amor te da más fortaleza de la crees. Aparece y te da la fuerza que creías perdida, y se vuelve un apoyo incondicional para seguir adelante.

Tendrás más confianza.

Te enamoraras más maduramente y reconstruirás tu confianza. El segundo amor tiende a ser más comprometido, ya que esta vez estás consciente de que todo puede acabar. Además tienes más experiencia y más ideas de lo quieres lograr con el nuevo amor.

Amarás al otro aún más.

Después de tanto dolor tus deseos de amar serán mayores. El segundo amor es capaz de curar las heridas del primero como ningún otro. Por naturaleza nos sentimos atraídos por aquellos que nos cuidan y velan por nosotros, he aquí el por qué sientes más amor por el segundo. Porque es el que vino a juntar los pedazos de tu corazón.

Te hará creer en el amor.

Cuando creías que ya no hay ningún motivo para seguir amando, aparecerá alguien que te sorprenderá y cambiara tu vida tan gris y lo llenara de colores para darte una nueva oportunidad de ser feliz. Aparecerá justo cuando no querías encontrar a nadie más.

Serás mejor persona.

El amor cambia a las personas, pero esta vez sabrás sentirte cómoda, comprenderás y respetaras cada situación. Cuando llegamos a esta segunda etapa, somos personas más maduras en todo sentido, así que podemos captar con facilidad si es el indicado. Cuando el amor es maduro es beneficiado ya que es trabajado individualmente como en pareja. De esta manera aceptamos y aprendemos de nuestros errores que cometimos con el primer amor. El aprendizaje de esta mala experiencia puede hacernos crecer como personas y nos puede permitir descubrir el amor maduro.


Te hará confiar en la nueva relación.


La inseguridad de la ruptura pasara, luego de los malos sentimientos volverás a enfocarte en tu nueva relación con más ánimo y esperanza. La llegada de un nuevo amor, es una segunda oportunidad que te da la vida, y ese es un momento que hay que saber aprovechar.

Encontrar el amor indicado, no es una tarea fácil y en esos intentos fallidos terminamos por acercarnos al verdadero amor. Un amor maduro, es un amor que se alimenta de la comprensión, del respeto y la comunicación. La relación amorosa madura es libre, y se construye a través del tiempo y se cuida. Perdura porque es el amor verdadero.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"