El que se ausenta siempre deja de hacer falta tarde o temprano.

En la vida hay que estar lo más presente que se pueda. Presente referente a la presencia en mente y corazón, y esto es todo lo que esperamos de esas personas que consideramos que son significativas en nuestro día a día, es decir, que sintamos la necesitad de hacerles saber lo mucho que la valoramos en nuestra vida y que queremos hacerle saber lo preciadas que son.

Sin embargo, hay momentos a lo largo de nuestra vida que empezamos a percibir ciertos vacíos, debido a que alguien se ausenta y vamos viendo cómo se van rompiendo costumbres y llegan a aparecer los silencios, las miradas esquivas, y las dudas acerca de si esa persona quiere o no estar en nuestra vida, entre muchas otras.

Definitivamente no hay una ausencia más dolorosa existente que aquella de quien a pesar de estar a nuestro lado, cerca de nosotros que podemos verle, escucharle y tocarle, pero sentimos que todo eso lo hace con mucha indiferencia ¿entiendes? Como cuando te abraza pero es un abrazo frío, sin corazón, más de ‘autómata’ que cualquier otra cosa, no los sentimos con nosotros puesto que ya no están ahí, solamente están siendo indiferentes con la falta de atención o la ironía incluida. Pocas formas de soledad pueden ocasionar tanto sufrimiento. Normalmente se sufre cuando las personas que se ausentan son las que más queremos, como ya mencionamos anteriormente. Sin embargo así como mencionó un gran escritor:

“Hay ausencias que representan un verdadero triunfo”

Julio Cortázar

Quien se ausenta muchas veces es que no desea estar presente, tan sencillo y claro como eso no necesita mucha explicación porque quién desea estar sea la condición que sea estará presente, no habrá pronostico ni mucho menos distancia existente para evitar estar presentes cuando realmente lo queremos, y en ocasiones, se crean complejas situaciones que se alargan en el tiempo a través de las mentiras o las medias verdades, como quieran llamarle, simplemente no son sinceros. Tener la cabeza en otro sitio es dejar de prestar atención a lo que tenemos a nuestro alrededor, en nuestro presente.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"