El primer look de Meghan Markle en su debut como Duquesa de Sussex.

Tres días después de su boda, los recién casados Enrique de Inglaterra y Meghan Markle han vuelto al trabajo. El nuevo matrimonio ha participado en una fiesta organizada este martes en el jardín del Palacio de Buckingham para celebrar los 70 años del Patrocinio del Príncipe Carlos. Ha sido la primera cita en la que Meghan ha participado como miembro de la familia real. Para la ocasión, la nueva duquesa de Sussex llevaba un vestido de tubo de color nude con mangas de malla, junto con un sombrero de ala ancha, un estilo muy royal y lejos de otros conjuntos más informales a los que acostumbraba.

Antes de su boda, la pareja ya aseguró que querían “comenzar a trabajar” como matrimonio lo antes posible y se han mantenido fieles a su palabra. Antes irse de luna de miel –se rumorea que son unas vacaciones en Namibia que desean mantener en privado– esperan visitar Canadá de manera oficial.

Meghan tiene una conexión cercana con el país, donde ha vivido durante siete años mientras protagonizaba Suits. También se ha informó de que hay planes para que la pareja realice una gran gira por la Commonwealth en octubre, comenzando en Australia para los Juegos Invictus y continuando en Nueva Zelanda y las islas de Tonga y Fiji.

La pareja regresó a Londres el lunes procedente de Windsor donde se celebró el enlace. Lo hicieron por carretera, en un coche conducido por Enrique. A través de la cuenta oficial de Kensington, el nuevo matrimonio ha dado las gracias por las felicitaciones que ha recibido por su boda y por cómo la gente ha celebrado en las calles este acontecimiento.

Entre los invitados al cumpleaños estaban los miembros de organizaciones sociales y caritativas relacionadas con el príncipe Carlos, militares y miembros de los servicios de emergencia que asistieron a las víctimas del atentado de Mánchester, que dejó 22 muertos en hace exactamente un año.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"