El Papá que también se ocupa de cuidar a su bebé no está simplemente “ayudando”, está ejerciendo la Paternidad.

La paternidad expresa la responsabilidad que tiene un padre de sacar a sus hijos adelante, al ofrecerles una estabilidad y una buena educación. Practicar la paternidad responsable refleja la ética de cualquier padre que asume sus compromisos y obligaciones como un deber moral pero también, como una decisión libre marcada por el amor. Cualquier padre responsable desea lo mejor del mundo para sus hijos y se preocupa por ellos en busca del bienestar de éstos.

La paternidad es una etapa que marca un antes y un después en la vida de todo hombre que a través de la llegada de un niño a su vida descubre qué es el verdadero amor y el afecto sin condiciones.

Formar una familia es tarea de dos, las responsabilidades que implica concebir un niño/a beberían de ser compartidas. Los padres que colaboran al cuidar al bebé, que le dan su biberón, lo bañan y hasta le cambian los pañales, no están “ayudando” a la mamá, sencillamente están ejerciendo su paternidad.

Muchas veces hemos escuchado a través de alguna amiga, hermana o compañera la frase “mi esposo me ha ayudado/ayuda bastante con el bebé” o a los padres decir “le ayudo a mi esposa con el niño” este tipo de frases da entender que solo el compromiso del cuidado y atención del bebé es de la madre, mientras que el padre es el que de vez en cuando realiza cualquier labor en colaboración a ella.

Es curioso, pero esta manera de pensar se evidencia igualmente a nivel empresarial, donde las mujeres tienen hasta el doble semanas de permiso de maternidad que los hombres. En España la cantidad de días para las madres supera casi al doble de los que obtiene el padre, mientras que en Eslovenia los padres tienen 11 días de permisos, mientras que en Suiza y Holanda tienen apenas solo dos, dejando a entender que las mujeres son las que se encargan exclusivamente del cuidado de los niños mientras los padres deben laborar.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"