El “olor a bebé”: ¿por qué nos atrae tanto? La ciencia nos responde

Un aroma, sin duda, relajante que invita a sonreír y llenarnos de una paz reparadora es el “olor a bebé”. Si bien es algo que lo tomamos con mucha naturalidad, pues todos los bebés despiertan las emociones y los sentimientos más bellos y tiernos de todos los seres humanos, hasta de los más reacios a exteriorizar sus sentimientos, ¿qué hay detrás de ese placentero aroma? La curiosidad sobre lo que nos sucede con el aroma de los bebés ha despertado el interés de la ciencia. Te damos algunas respuestas a esta dulce incógnita.

Nadie se resiste a una sonrisita dulce, a los cachetes inflados y unos ojitos inocentes que nos miran con tanto amor. Esa sensación, mezcla de placer, emoción y ternura nos hace sentir tan bien, una extraña paz se adueña de nosotros y ni que decir si lo tocamos, lo mimamos y abrazamos. No importa que tan malo haya sido el día si tomar en los brazos a un bebé parece curarlo todo.

Aparentemente, nada de esto forma parte de nuestra imaginación. Los bebés sí producen una reacción en cierto lugar del cerebro y el olor del bebé realmente existe y no es parte de la ilusión que despierta en nosotros cuando un ser muy querido y esperado llega al mundo.

La ciencia dio una respuesta a la existencia del increíble olor a bebé

Aunque no se haya podido determinar con certeza, existen algunos estudios que hacen ciertas aproximaciones a algunas teorías que podrían confirmar el origen de este aroma tan perfecto que nos encanta a todos. Tal es el caso de lo expuesto por George Preti, analista químico de Monell Chemical Senses Center de la ciudad de Filadelfia, EE.UU., el mismo ha realizado un estudio por el cual afirma que ese olor guarda relación con los químicos que segregan los pequeños en sus glándulas.

Se trataría entonces, de un aroma que desaparece conforme el bebé comience a adaptarse al mudo. Cuando su alimentación cambie y pueda consumir alimentos sólidos, abandonando la leche materna, entonces, ese aroma tan dulce comenzaría a desaparecer lentamente. Aceptable desde el punto de vista de que todos los seres humanos sufrimos cambios en el momento en que variamos nuestra alimentación.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"