El mismo día de su boda se entera de la traición. Lo que hace deja boquiabiertos a todos los invitados.

Las mujeres, en su mayoría, siempre esperamos el día en que por fin encontremos a nuestra pareja ideal, alguien con quien tengamos esa química y conexión tan intensa, para poder decir que en verdad estamos en condiciones de asumir un compromiso tan importante como lo es casarse. Muchas mujeres tienen como uno de sus sueños más importantes el poder compartir el resto de su vida con su gran amor, formar una familia y envejecer juntos. Una mujer que logra esto se siente realizada.

Está más que claro que contraer matrimonio no es algo fácil, para hacerlo se requiere principalmente de madurez, también asumir en su totalidad el compromiso y por supuesto, tener en cuenta siempre y aplicar la fidelidad, el respeto y la confianza, tres ingredientes que no pueden faltar para que la relación sea próspera y duradera.

¿Qué pasa cuando falta uno de esos ingredientes?

Desafortunadamente en la actualidad, muchas personas deciden dejar de lado la fidelidad, pues al momento de hacerlo nadie piensa en los dolores que podría ocasionar como son: lastimar el sentimiento de otras personas, destruir una familia, destruirse a sí mismos, etc. Es por eso que relaciones de varios años terminan desintegradas en segundos. Un claro ejemplo es la historia que te contaremos a continuación, se trata de una boda en una localidad de Tepic, México, que se hizo famosa por “salirse del papel” y terminar de una forma poco esperada.
El momento de la boda

La mujer protagonista de la historia se sentía convencida de que por fin había encontrado a la persona con la cual quería compartir el resto de su vida, sin lugar a dudas había aceptado el matrimonio porque él era su verdadero amor, esa persona con quien había tenido un largo noviazgo, alguien que le había regalado felicidad y bellos momentos, tanto así que los novios decidieron que llegó el momento de dar el gran paso. Los familiares estaban entusiasmados y ni qué decir ella, ilusionada y más que preparada para la boda de ensueño que siempre había deseado.

El día llegó, todo iba tan igual o superando las expectativas de lo que se había planeado. En total había más de 300 invitados, un banquete de lujo, adornos de flores por todos lados decorando el lugar, un pastel de varios pisos con mucha elegancia en cada uno de sus detalles. Por donde se lo mire era una boda de alto presupuesto, claro, se trataba de un paso más que importante en la vida de ambos.
La sorpresa

Pese a todo ese preparativo tan costoso y elegante, había un detalle que dejaba algo desconcertado a los invitados y es que el novio lucía muy feliz (como era de esperarse), sin embargo, ella no lucía tan así, pues cuando subió al altar, optó por tomar el micrófono darse vuelta hacia los invitados y todos guardaron silencio, bajo la sospecha de que algo no andaba bien. Fue ahí donde ella comenzó agradeciendo a todos por asistir al día más “importante” en su vida, agradeció las muestras de cariño y que muchos, incluso vinieran desde lejos para acompañarla en ese momento. Luego de ese agradecimiento dirigido a los invitados, hizo una pausa y agradeció a sus suegros por sus esfuerzos para que la boda sea tan esplendida y majestuosa, pues en verdad se habían lucido con cada detalle y todo parecía sacado de un cuento de hadas.

Luego de todo eso, hizo un apartado para agradecer de una forma muy especial todos los obsequios que habían recibido por parte de los invitados y aprovechó ese momento para hacer saber a los presentes que ella tenía también una sorpresa, añadiendo que era algo muy novedoso, con lo que quedarían sin palabras. En ese momento pidió que buscaran debajo de sus sillas un sobre pegado con cinta adhesiva, y los invitados, entre la intriga y emoción, no sabían por supuesto de qué se trataba pero expresaron que era algo muy original, y procedieron a abrir los sobres. Sin embargo, el panorama cambió cuando acabaron de abrir cada uno su sobre, pues cada uno contenía dos fotografías del novio traicionándola con una de las madrinas de la boda. En una de las fotos los dos traidores aparecían besándose y en la otra saliendo de un motel con una total tranquilidad.

Ella no dio detalles porque las fotos hablaban por sí solas, pero luego dijo: “Sólo tengo unas últimas palabras”, mirando a la madrina y al novio: “¡Disfruten su boda, es su momento! Muchas felicidades”, luego aplaudió, bajó las escaleras y rápidamente salió del lugar y la multitud quedó totalmente desconcertada. Como era de esperar, la mayoría susurraba y los padres del novio no sabían dónde meterse de la vergüenza que sentían por lo que acababa de ocurrir.

La historia no termina ahí
Seguro te estarás preguntando cómo fue que ella descubrió la infidelidad, pues ante el poco tiempo que quedaba para la boda y ante la sospecha de infidelidad, ella decidió contratar a un detective, que por cierto fue la persona que la entregó las fotos, y por miedo a no ser creída, optó por dar la sorpresa el día de la boda.

El ex novio por su parte, regresó a buscarla un día después, pero se encontró con algo mucho peor. La madre de ella le entregó una carta que decía: “Sabía que vendrías a buscarme… ah te cuento que tienes una deuda del matrimonio, son 40 mil dólares, yo no he pagado nada…Por cierto aproveché el vuelo que teníamos por luna de miel y no sabes lo bien que estoy pasando…”

Nunca juegues con los sentimientos de otras personas, a veces buscamos culpables para la infidelidad como por ejemplo: las redes sociales, el WhatsApp, entre otros, sin aceptar que los únicos culpables somos nosotros mismos, así que cuida tu relación.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"