El matrimonio ayuda a prevenir la demencia y tener estilos de vida más sanos

El matrimonio ayuda a prevenir la demencia, según consta en un estudio realizado por científicos británicos, cuyos resultados fueron publicados en la revista Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry.

La investigación fue dirigida por expertos de la University College de Londres (Reino Unido), quienes analizaron 15 estudios previos que contenían datos sobre enfermedades mentales y el estado civil de 800.000 pacientes originarios de cuatro continentes diferentes.

Uno de los investigadores del estudio, Christopher Chen, de la Escuela de Medicina Loo Lin de la Universidad Nacional de Singapur, indicó que “el estatus marital de una persona debería agregarse a la lista de factores modificables en los riesgos de la demencia”.

No obstante, incluir este factor no significa que la enfermedad pueda ser prevenida fácilmente y “se debe buscar la desestigmatización del problema”.

“Por lo tanto, las formas de desestigmatizar la demencia y crear comunidades amigables para la demencia que acepten los tipos de disrupciones que puede producir deberían mejorar, junto con los programas de salud pública y biomédica”, enfatizó Chen.

Casados vs. solteros


El análisis cruzado reveló que las personas solteras tenían un 42% más de probabilidades de padecer demencia en comparación con los pacientes que habían contraído los votos nupciales.

A su vez, el riesgo de sufrir esta afección entre los viudos era un 20% mayor que el de aquellas personas que conservaron a su ‘media naranja’. Sin embargo, la tasa de enfermedades mentales de los divorciados no demostró diferencias importantes con la de los casados.

Hábitos sanos


Al contraer matrimonio, las personas tienden a adoptar un estilo de vida más saludable y a incrementar la frecuencia de sus interacciones sociales, según sugieren los estudios citados por los investigadores. Así, estos cambios conductuales serían factores que generan un impacto positivo en la salud mental de los pacientes.

Además, “las personas casadas tienden a tener un mejor nivel económico”, el cual a su vez constituye “un factor ligado muy de cerca a diferentes aspectos de nuestra salud”, destacó la doctora Laura Phipps, del Centro de Investigación de Alzheimer del Reino Unido, agregando que los cónyuges promueven hábitos saludables y “cuidan de la salud” de sus compañeros , además de “ofrecer un importante apoyo social”.

Mayor resistencia


La evidencia científica indica que “las interacciones sociales pueden ayudar a incrementar la reserva cognitiva”, es decir, aumentan nuestra resistencia y capacidad de “funcionar por más tiempo con enfermedades como la de Alzheimer” antes de que se manifiesten sus consecuencias dañinas para la salud mental, concluyó la científica.

La Asociación de Alzheimer calcula que actualmente más de 5 millones de estadounidenses padecen la enfermedad y para 2050 el número puede elevarse a 16 millones.

En 2017, el alzheimer y otros tipos de demencia supondrán un coste de 259.000 millones de dólares en EE.UU., donde cada 66 segundos alguien desarrolla Alzheimer.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"