El humor y otras cualidades “invisibles” que enamoran a las mujeres

Existen muchas cualidades que pueden hacer que una mujer se enamore de un hombre.

El atractivo físico y el cuidado personal son obviamente muy importantes, pero existen otros aspectos, no tan tangibles ni visibles, que hacen que ella sienta mariposas en su estómago cuando lo ve o simplemente piensa en él. Lo interesante de estas “otras cualidades” es que no son innatas y pueden cultivarse y desarrollarse.

Entre esas características aparece el sentido del humor, pero no es la única. Así que si eres mujer podrás descubrir qué es lo que te sedujo de él y si eres hombre, podrás saber qué cualidades desarrollar para transformarte en un hombre irresistible.

Armas de seducción

Si eres mujer, muchas veces te habrás preguntado qué es lo que te “enganchó” de alguien; si eres hombre, no te explicas por qué eres tan seductor o por qué no lo eres. Quizás la respuesta a estas preguntas esté en la existencia o la ausencia de estas cualidades.

1- Las mujeres necesitan un compañero que realmente las sepa escuchar y con quien puedan conversar de cualquier tema. Ellas son atraídas por hombres que hablan, oyen y responden.

2- Un hombre apasionado es un hombre que seduce y no es en relación al sexo: significa tener una afición o una inclinación hacia alguna actividad que realmente le motive. A las mujeres les resulta atractivo cuando los hombres tienen habilidades aficiones que les apasiona, ya sea cocinar, arreglar cosas o tocar un instrumento musical. Así que si eres hombre y te preguntas por qué ella quiere estar a tu lado cuando miras fútbol, a pesar de odiarlo, es simplemente porque le seduce que seas tan apasionado con algo. Y si eres bueno reparando cosas, doble puntaje para ti.

3- La caballerosidad nunca pasa de moda. Abrir las puertas para que su dama pase, darle en el mejor lugar en el concierto, ayudarla en alguna tarea pesada o con una carga grande, es sumamente seductor.

4- Cuando un hombre proyecta seguridad, resulta muy seductor. Aunque puede ser una cualidad difícil de percibir, se trasluce en aspectos como el estilo y el porte. La forma en que se mueve en una habitación, especialmente cuando hay otras personas, transmite un poderoso mensaje inconsciente acerca de sí mismo. Los hombres con gestos pausados, firmes y medidos dan la impresión de tener todo bajo control y es algo que transmite confianza, un aspecto que puede llevar a que la mujer quiera conocerlo más.

Lo mismo ocurre con el porte. Los hombres que se están cómodos consigo mismos aprovechan su estatura, aunque sean bajos o altos. Por ejemplo, los altos adoptan una especie de condescendencia en sus gestos, una especie de “me acerco a ti” por el que son percibidos como muy amables. Por su parte, los que son bajos mantienen la espalda derecha, lo que les otorga una elegancia especial. Además, normalmente levantan el mentón al hablar, adoptando una postura de cierta autoridad que resulta muy seductora.

5- A veces, al saludar o interactuar con una persona se producen toques con profundas implicancias inconscientes. Si el hombre toca a su interlocutora en la espalda, se percibe como un gesto masculino, de camaradería o, según el contexto, como de condescendencia o conmiseración. Tocar la cintura o tomar de la mano resulta muy atrevido y en el hombro, se interpreta como compañerismo y en algunos casos, puede ocultar una coerción. Sin embargo, hay un punto del cuerpo femenino que es “políticamente correcto”, que los hombres “con buen tacto” tocarán sin temor: es toda la zona alrededor de los codos. Si en una conversación el hombre toca esa zona por dos o tres segundos, habrá establecido un con-tacto que a ella la hará sentir bien.

6- La mirada, por supuesto, puede ser decisivamente seductora. Un contacto visual sostenido por un tiempo prudencial es un arma increíble de conquista, pero no es bueno extenderla: las miradas sin parpadeos, heladas, incisivas, asustan porque no reflejan seguridad, sino impotencia o hasta juzgamiento.

7- La forma de reírse de un hombre puede resultar muy atractiva para una mujer.

El “secreto” en este punto es que debe ser una “sonrisa dosificada”: si el hombre ríe demasiado, parecerá tontos y si ríe poco, parecerá triste o amargado. La sonrisa debe ser genuina, ya sea que les causa gracia o quieran ser amables, pausada y tomar unos segundos.

La importancia del buen humor

A todas las características, debemos agregar una cualidad fundamental de los seductores y probablemente, la que hace que todas las demás se potencien y se transmitan adecuadamente.

Se trata del buen humor, que no significa un reírse de todo sin ton ni son, sino una verdadera actitud de vida, tanto hacia las buenas cosas como a las que resultan más difíciles de afrontar.

El estrés produce tensión corporal, pero cuando disfrutamos de un momento de humor, el cuerpo y la mente se relajan, revelándose principalmente en el rostro, que adquiere una luminosidad especial.

Con el sentido del humor, se potencian algunos rasgos físicos atractivos, como la sonrisa y la mirada. El humor es como un complemento de la belleza o un elemento que embellece los aspecto no tan atractivos y en ocasiones, los hace olvidar.

El humor es un elemento de la personalidad, transmisor de las emociones, que pueden producir un efecto “contagio”. El sentido del humor produce una especie de “campo magnético” a nivel emocional, una especie de “burbuja” que rodea a la persona poseedora de la cualidad y en donde los otros se sienten mejor.

Las personas que poseen buen humor son capaces de extraer el lado cómico de la realidad, utilizando normalmente la ironía.

Si tú disfrutas de un buen momento de humor, te sientes mejor contigo y esto se refleja en tu actitud. Por esta razón, al estar en una etapa positiva en tu vida te sientes más atractivo y con más disposición para relacionarte con otras personas y tu buen humor pasa a ser el centro de tu personalidad.

En momentos en que la vida de muchas personas está dominada por las preocupaciones, el miedo al futuro, la incomunicación, la soledad, la incertidumbre, el buen humor es sumamente atractivo y seductor.

Además, el humor rejuvenece y eleva el atractivo físico.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"