El amor sana, no destruye…

Es relativamente normal que durante nuestras relaciones de pareja pasemos por periodos en donde el estar con la otra persona sea difícil. Sin embargo, muchas veces no sabemos bien en donde está el límite entre cuando nuestra relación es complicada pero está dentro de lo sano o normal y cuando no. Es por eso que a continuación vamos a exponer algunas reflexiones acerca de cómo poder distinguir lo sano de lo que nos destruye. Si es que estás en una relación que te hace dudar en este punto, entonces te invitamos a seguir leyendo este artículo.

Tal vez por momentos puedas sentir que tu relación de pareja, es más difícil de lo que debería ser. Esta es una señal de alerta, puede ser que lo que estés viviendo no sea amor o que no sea el tipo correcto de amor. Como ya se mencionó, el amor puede ser que no sea siempre algo demasiado fácil, pero tampoco tiene que ser tan difícil.

Algunas señales de que un amor ya no está siendo sano son: Que te quedes toda la noche llorando debido a que tuvieron un conflicto que ocasionó tal sufrimiento en ti, que te pases mucho tiempo cuestionándote en dónde estás parado o si es que estás siendo tratado correctamente, etc. Tal vez también te cuestiones lo que te pasa a ti, lo que está pasando en la relación, lo que le pasa al mundo, etc. Y en consecuencia, termines pensando que sería mejor el renunciar al amor y a todo lo que tenga que relación con él.

A continuación vamos a hablar un poco acerca de lo que hace el amor, cuando es sano: Lo primero que uno siente es deseos profundos de querer estar vivo, no de querer saltar de un acantilado. Por otro lado, saca lo mejor de ti, te da felicidad, amor, te hace querer superarte y desarrollarte. No hace que te sientas triste, ni amargado, resentido, enojado, vengativo, etc.


La idea es que el amor sano te muestre un mundo totalmente nuevo, en donde te sientas afortunado de todo, un mundo en donde no pensaste que ibas a vivir. Es decir, la relación de pareja no hace que tu mundo sea peor, más oscuro, más difícil y sin duda, no hace que tu vida sea más dolorosa. El amor se supone que te debiese mostrar luz, debieses sentir que es un lugar de paz, al que puedes recurrir cuando tienes problemas, debiese ser un lugar en donde te sientes seguro.

Si es que el amor que estás sintiendo, se siente más difícil de lo que debería ser, entonces posiblemente tiene otros nombres, como: infatuación, lujuria, obsesión, etc. Pero deja de llamarlo amor, porque posiblemente no lo es. Una de las características más importantes del amor es que te hace sentir entero y nunca hace que te sientas roto por dentro, incompleto o solo.

El amor nos hace confiar en la persona con la que estamos, sentimos que estamos construyendo algo nuevo, nos motiva a romper con nuestras limitaciones y a que podamos atravesar nuestras propias falencias.

Cuando el amor no es tan puro, entonces es cuando nos damos cuenta de que es más difícil de lo que debería ser, y es por eso que muchas veces, tenemos que intentar entender que puede ser que no estemos enamorados de la persona correcta o que por otro lado, no hayamos conocido a la persona adecuada para nosotros.

Ahora vamos a hablar acerca de cómo saber que la persona que escogimos para realizar una relación de pareja, no es la más adecuada. Una de las señales más comunes son el que sintamos angustia constantemente.

Es posible que cuando nos proponemos evaluar la relación de pareja que estamos llevando, nos encontremos con que se nos hace muy difícil y complicado el escuchar que lo que pensamos que es amor, en realidad no lo es.

Es común que prefiramos llamar a todas las experiencias románticas amor, pero muchas veces simplemente no son así. Y para bien o para mal, algunas relaciones simplemente están destinadas a ser lecciones, es decir, son vínculos temporales que tenemos.

Una de las características del amor es que no sientes que te está envenenando por dentro, sino que todo lo contrario.

Cuando estás con esa persona, sientes una mayor esperanza en el mundo, te da fuerza, también te anima a crecer y a desarrollarte, también te da un motivo para sonreír cuando te sientes triste. Es lo que hace que puedas correr, aunque te encuentres muy cansado. Te hace sentir más tranquilo cuando toda tu vida ha formado un caos del cual crees que no podrás salir.


El amor no debería doler, sólo duele cuando está mal. Esto puede pasar cuando tú estás dando todo tu corazón a alguien y a una relación en donde la otra persona no está preparada para recibir lo que esto significa y asumir las responsabilidades que esto conlleva u otro caso, es que la otra persona simplemente no quiera darte su corazón.

Cualquiera sea el caso, a través de estas reflexiones esperamos que puedas distinguir con mayor facilidad el amor que es sano, del que no lo es. Este último generalmente nos daña en cierta medida y nos enseña lo que no queremos en una relación. Así que si es que ahora tienes mayor claridad acerca lo que es realmente el amor ¿hay amor en tu relación?


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"