El amor en el tiempo de las redes sociales: 8 errores que cometen las parejas

El incesante avance de la tecnología ha provocado numerosos cambios en nuestra vida en la forma de comunicarnos, trabajar y relacionarnos con otras personas. Nos acerca a familiares y amigos, nos permite reencontrarnos con allegados del pasado y encontrar nuevas amistades.

En cuanto a la vida amorosa, podemos conocer personas por internet e intercambiar con más facilidad que nunca cualquier mensaje (incluyendo texto, fotos o videos).

Vemos todos los días en Facebook, Instagram y otras redes sociales a parejas que muestran con felicidad su amor; casi en la misma cantidad, encontramos quienes cuentan desengaños amorosos y paradójicamente, muchas veces la causa es el mal uso de la misma red social en la que se anuncia el mal momento.

Como toda herramienta, las redes sociales pueden utilizarse bien o mal y pueden establecerse ciertos errores que se repiten y causan el fin de muchas parejas.

Fallos que se pagan caro


En realidad, las diferentes redes sociales no son las culpables, sino que son capaces de potenciar ciertos aspectos personales.

A través del WhatsApp, por ejemplo, una persona puede saber en qué momento su pareja utiliza la aplicación, cuándo se conectó por última vez y si leyó o no un mensaje. Esto, por supuesto, potencia a las personas que son celosas, controladoras o desconfiadas, quienes no necesitan a las redes para serlo, pero indudablemente encuentran más facilidades para serlo.

Todos conocemos a más de una pareja que ha puesto fin a la relación por culpa de las redes sociales. Estas se apoderan de nuestra vida diaria y allí publicamos todos nuestros movimientos y pensamientos, en ocasiones los que son muy íntimos.

Muchas veces, sin darnos cuenta, sobrepasamos ciertos limites que afectan nuestra relación con otras personas, especialmente con las que tenemos una relación sentimental.

Estos son algunos errores que se cometen en redes sociales y que definitivamente pueden significar el fin de una relación.

1- “Te amo” en las redes, pero no en persona: las declaraciones de amor eterno abundan en Facebook e Instagram, pero escasean en la vida real. Esto puede llegar a molestar íntimamente a la otra persona.

2- Hablar de más, contando ciertos detalles muy privados, no es una buena idea y sin embargo, muchísimas personas lo hacen. Piensa dos veces (o tres) antes de postear una frase, una foto o un video. Hay cosas que solo deben ser de la pareja y de nadie más, momentos íntimos y especiales que no son para mostrar

3- Cuando estás con una persona que admiras, es importante que se lo hagas saber, pero no exagerar en las redes sociales. Está muy bien un halago, pero si festejas sin medida todo lo que la otra persona hace, puede llegar la molestia.

4- El juego de los perfiles falsos para espiar a tu pareja no es una buena idea. Si estás en una relación, debe existir confianza y respeto mutuo. Si comienzas a hurgar buscando algo indebido, finalmente lo encontrarás… o creerás haberlo encontrado, ya que la mente tiende a encontrar aquello que quiere hallar. Si intentas atrapar a tu pareja en una infidelidad, esta no es la forma. Si dudas, lo mejor es hablar claro con la otra persona y tratar el asunto.

5- Postear fotografías con poca ropa o posiciones sugestivas no es conveniente, además de ser peligroso. Si estás en una relación, es doblemente inconveniente, ya que puedes generar diversos sentimientos en la otra persona. Evítalo.

6- Las famosas “indirectas” dirigidas a otras personas y especialmente a tu pareja, es la forma más segura de descomponer una relación. Si quieres realmente arreglar un problema, hazlo en privado.

7- No entres en una competencia de “la pareja más feliz”. Las redes sociales venden la idea de que todo el mundo es feliz siempre. Las fotos de bodas, fiestas, viajes, comidas en bellos lugares, familias y parejas felices, son numerosas. Sin embargo, la realidad puede ser muy diferente, ya que la mayoría solo muestra momentos felices y oculta los otros. Entrar en ese camino de mostrar permanentemente cosas que no son, causa daño a la larga.

8- No interpretes apresuradamente lo que ves en Facebook. Al leer un comentario que alguien que tú no conoces le escribe a tu pareja o ver una foto con amigos o en cualquier situación, pueden aflorar pensamientos de desconfianza que no tengan ninguna base real. El simple hecho de no cambiar la “situación sentimental” es un motivo de serio conflicto para muchas parejas (“¿por qué no cambias de ‘soltero’ a ‘en una relación”, es que acaso hay otra persona?”).

Algunos tips


Según diversas investigaciones, el Facebook y otras redes pueden afectar o beneficiar la autoestima de sus usuarios a partir de la repercusión que generan las publicaciones que realicen.

Por otro lado, un estudio publicado por la revista “Cyber Psychology and Behaviour Journal” afirma que, desde 2004, las redes sociales como Facebook, Twitter y WhatsApp son culpables de más de 80 millones de rupturas de pareja en todo el mundo.

Es interesante que, para evitar problemas en las redes sociales, tengas en cuenta simples cuidados.

En primer lugar, considera al muro del Facebook como el muro o la pared frontal de tu casa. ¿Pondrías esa foto que estás publicando en el frente de tu vivienda? Esa es una buena pregunta que te puede evitar muchos problemas.

Investiga las opciones de privacidad en la red social que utilices, de esa manera podrás evitar que algo muy privado sea conocido por un círculo muy amplio de personas.

No hagas en la red social lo que no harías en la “vida real”: si publicas algo, debes ser capaz de sostenerlo en persona (y esta puede ser una buena pregunta para decidir si publicas algo o no).

La otra idea no es algo exclusivo de las redes sociales: simplemente no le hagas a otro lo que no te gustaría que te hiciera a ti ( y mucho menos si se trata de tu pareja).


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"