Dice la ciencia: que el tener hambre podría agravar la discusión con tu pareja

Una nueva investigación ha llegado a la conclusión que el tener bajos niveles de azúcar en la sangre, ayuda a las discusiones de pareja.

Para entender un poco sobre que es los niveles de glucosa en la sangre: es una afección que ocurre cuando el azúcar en la sangre del cuerpo (glucosa) disminuye y es demasiado bajo. El azúcar en la sangre por debajo de 70 mg/dL (3.9 mmol/L) se considera bajo. El azúcar sanguíneo a este nivel o por debajo puede ser dañino.

Es por ello, que cada vez que sientas que se aproxima una tempestad en tu relación de pareja, y que no hay forma de evadirse la discusión, ocúpate ante todo de ir por un bocadillo. No lo hagas con el estómago vacío.

¡Sí!, esto no se trata de una locura ni de una dieta extraña, sino de una manera para evitar una confrontación mayor, todo esto de acuerdo a un reciente estudio científico.

La cuestión es no dar la cara en el altercado con algún rastro de hambre, ya que los científicos han demostrado que el tener bajos los niveles de glucosa en sangre, lo que se manifiesta físicamente con una sensación de apetito, favorece la agresividad.

Científicos de la Universidad Estatal de Ohio han comprobado su teoría después de medir el nivel de enfado y la glucosa de 107 parejas de casados durante 21 días.

Esta investigación inicio como un cuestionario, en el cual las parejas respondían sobre su relación.

Posteriormente se les proporcionó una muñeca que representaba a su pareja y a la que podían martirizar clavándoles al final del día hasta 51 alfileres.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"