Diana de Gales se llevó a la tumba esta conmovedora promesa de su hijo, el Príncipe William

 

Lo que comenzó como un cuento de hadas en 1981 con el matrimonio entre el Príncipe de Gales y Diana Spencer, terminó 15 años después (en 1996) en medio de escándalos de adulterio y malos tratos, dejando dos hijos de por medio: el primogénito Príncipe William, de 14 años (en aquella época), y su hermano Harry, de 12.

Para entonces la Princesa Diana de Gales era ampliamente conocida y querida por su demostrada empatía y humildad, entre las multitudes de todo el mundo.Al momento de su matrimonio, Lady Diana se convirtió en Su Alteza Real, la Princesa de Gales, y de ahí se convirtió en un personaje muy popular, tanto por su colaboración en obras humanitarias como por su carisma.

Su estilo de vestir y sus peinados eran imitados constantemente. El incesante interés de la prensa por ella la convirtió en una de las figuras más icónicas de la cultura popular a nivel mundial.Diana fue el primer miembro de la Familia Real británica en estar en contacto con enfermos de VIH en los años de 1980, cuando muchos creían que podía contagiarse por el contacto casual de piel.

En 1992, el matrimonio se separó y en 1995, Diana ofreció a la cadena BBC una de las entrevistas más famosas, polémicas y tal vez la más memorable para el pueblo inglés, pues admitió públicamente su bulimia y autolesiones.

Habló del escaso apoyo de la Familia Real, de sus propias infidelidades y que su esposo también había cometido adulterio con su viejo amor cuando el matrimonio empezó a ir mal. Reveló un concepto diferente de monarquía, vinculado más con el pueblo.

El 28 de agosto de 1996, Diana se separó oficialmente de Carlos, convirtiéndose en la única princesa no real de la historia del Reino Unido, sin embargo, pudo mantener su residencia en el Palacio de Kensington.

Su propósito era mantener buenas relaciones con la Familia Real Británica por el bien de sus hijos, que en ese momento, eran el segundo y el tercero en la línea de sucesión al trono.
Sin embargo, como parte del protocolo de la separación, la reina Isabel II le retiró el título de “Alteza Real” (pues ya no podía ser Reina de Inglaterra) y a cambio le dejó únicamente el nombre de Diana de Gales. Diana siguió siendo de la nobleza, pero fue apartada oficialmente de la familia real.

Al ser despojada de su status en la realeza, Diana debía hacer una reverencia al saludar a los miembros de la familia real, incluyendo a sus propios hijos. Esto era algo muy doloroso para Diana, pues era forzada en eventos públicos a arrodillarse ante la familia de su ex marido y más allá de eso, hacerlo con sus hijos que apenas eran adolescentes. Al ver a su madre destrozada, William, le hizo una promesa con uno de lo mayordomos de testigo, William le prometió a su madre, que cuando fuera Rey, le iba a devolver su titulo de Alteza, un grandioso gesto que hablaba mucho de la forma en que Diana crió a sus hijos.
“No te preocupes, mamá, yo voy a darte de nuevo ese título algún día, cuando sea Rey”.

Desgraciadamente la promesa jamás pudo cumplirse, a penas a unos meses de éste dramático episodio, un fatídico desenlace le pondría punto final a la vida de Diana, murió en un devastador accidente de tránsito en 1997, su legado permanecería para siempre pero el dolor en sus hijos con su partida jamás pudo ser dejado en el pasado.
Hoy Guillermo es el duque de Cambridge, casado con Catalina de Cambridge, y padre de George, Charlotte y Louis.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"