Desencuentros reales: tensión entre Letizia y Felipe

Que el dinero o la alta posición no garantizan la felicidad o la ausencia de problemas, ya lo sabemos.

Ya reza el antiguo dicho: “en toda casa se cuecen habas y en mi casa, a calderadas”, significando que nadie está exento de cosas no tan agradables.

Pero cuando eso ocurre en la casa real de España, llama más la atención… y tanto, que un rumor persistente de divorcio ronda en el ambiente.

Como un cuento de hadas

En el año 2002, se supo que el próximo rey de España, el joven y apuesto Felipe, estaba saliendo con una joven modesta, profesional y sin ningún nexo cercano a la familia real. Al príncipe de Asturias (tal era su título en ese momento) se le consideraba uno de los solteros más codiciados del mundo a comienzos del siglo XX.

En esta historia participó el periodista de Televisión Española y allegado a Felipe, Pedro Erquicia, quien recibió un pedido especial del príncipe: que organizara una cena e invitara a la comunicadora Letizia Ortiz, destacada presentadora de los informativos ibéricos.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"