Descubre quién debe ser prioridad en tu vida, tus hijos o tu marido

De parte del hombre, implica que debe conocer y aceptar la situación, para poder manejarla adecuadamente, integrándose a una rutina familiar que ya está establecida.

Es muy importante, en estos casos, no pretender imponer a la nueva pareja el rol de papá, especialmente si el biológico está presente. Si bien su papel puede tener puntos en común, no es el mismo y no debe imponerse. Los niños no aceptarán a esa persona si quiere “usurpar” el espacio de su padre. No debemos olvidar que en la fantasía de los hijos está presente normalmente que papá y mamá vuelvan a estar juntos.

Espacios

Valorar y dar el lugar a nuestra pareja, amar a nuestros hijos, encontrar la forma de equilibrar todo: esa es la clave de una relación saludable y de una familia feliz. Para construir algo sólido, necesitamos una buena base y eso se logra con el tiempo compartido.

No es posible establecer una fórmula: “elige siempre a tus hijos” o “privilegia a tu pareja”, simplemente porque cada situación es diferente. Hay momentos en los que somos imprescindibles para nuestros hijos y debemos estar sí o sí, pero en otros será tu pareja la que merece tu tiempo. En otras ocasiones inclusive tendrás que dar tu máxima atención y tu tiempo a tus padres o a un hermano o hermana que esté atravesando un momento especial. A veces, necesitarás tiempo para ti sola y en el que te preocuparás únicamente por tu bienestar.

En ocasiones entre nuestros propios hijos hacemos una diferencia: como uno tiene un problema determinado, le damos más atención, tanta que el otro siente que no es querido. Estas son las situaciones que debemos evitar en todo momento.

Es necesario reconocer que en el germen de una familia está la pareja. Luego llegarán los hijos, pero primero estuvieron dos personas que se amaron y decidieron tener una vida en común. Si eso se resiente, todo puede verse afectado, por ello es importante darle tiempo para que esa relación se mantenga firme y saludable.

La palabra que debe guiarnos en esto es “equilibrio”: que nadie sienta que recibe “menos” y que todos aprecien el amor y el tiempo brindado.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"