Descubre quién debe ser prioridad en tu vida, tus hijos o tu marido

A veces, las elecciones son cosas importantes, pero no vitales o trascendentales. Por ejemplo: tu esposo recibirá una importante distinción en su trabajo, pero tu hijo presenta una obra escolar. ¿Dónde vas? ¿Quién queda relegado en ese momento?

Lo fundamental es tener en cuenta que todos son importantes: tus hijos, tu pareja y también tú misma. En el devenir de las cosas, debes ir balanceando las prioridades, de acuerdo a la importancia de cada cosa que vaya aconteciendo.

La clave es reconocer que la prioridad puede cambiar: en un momento puede ser una, pero en otro momento puede ser otra, de acuerdo a lo que se está viviendo.

Por ejemplo, todos queremos estar el mayor tiempo posible con nuestros hijos, pero también es necesario tener tiempo a solas con nuestra pareja. El bienestar y la armonía en la pareja son fundamentales para dar un hogar estable y feliz a nuestros niños. No es la idea descuidar a los pequeños, sino entender que de esa manera tendrán un ámbito donde desarrollarse. Si tú estás bien con tu pareja, estarás mejor contigo misma y te sentirás mejor para estar con tus hijos.

El “nuevo” papá

Otra situación que puede resultar difícil de manejar es cuando hubo una separación, tú tienes tus hijos y una nueva persona llega a tu vida.

Los pequeños (o no tan pequeños): ponerse del lado de su padre, atacar al recién llegado, sentir incluso que no son lo suficiente para ti.

En estos casos, el diálogo claro y sincero con ellos es fundamental, atendiendo siempre a su nivel de desarrollo. Entender las cosas y comprender los sentimientos de cada uno permitirán sortear las circunstancias a medida que vayan surgiendo.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"