Defectos de los hombres, que podemos pescar en la primera cita

La primera cita puede ser algo mágico o una terrible pesadilla.

Cuando todo sale bien, quedas esperando ya el segundo encuentro, pero si termina siendo una mala experiencia, puede hacer que te des por vencida y no quieras saber nada de una segunda oportunidad. Pero es necesario pensar bien y tener muchos aspectos en cuenta.

Juicios rápidos

Cuando llegas a una edad en que casi todas tus amistades tienen pareja y tú sientes que te quedarás soltera de por vida, el tema de las citas puede volverse especialmente complicado. Aparecen muchas dudas antes de acudir a un encuentro y miedo ante lo que vas a encontrar. Los fracasos anteriores y las malas experiencias pueden hacer que te des por vencida ante el menor inconveniente si tu cita tiene algo que no te gusta, lo das todo por perdido, sin siquiera a pensar si merece una segunda oportunidad.

Debes tener en cuenta que si para ti es difícil, si te pones nerviosa y cometes errores cuando estás con alguien a quien apenas conoces, la otra parte probablemente se encuentre en la misma situación. Él también cometerá pequeños fallos, se equivocará y estará nervioso.
De hecho, hay citas que son un verdadero desastre, hasta el punto que te recriminas por estar allí y solo deseas que todo termine rápidamente. En otros casos, hay pequeños detalles, tonterías o defectos sin importancia que te hacen ver a la persona que tienes enfrente de una manera negativa. Pero quizás debas pensar mejor las cosas.

Los no

En una primera cita, es importante que no te dejes llevar por la negatividad. No vayas predispuesta, pensando que todo va a salir mal, porque si haces eso, seguramente verás todo mal.

Estos son los pequeños “defectos” que pueden no gustarte de un hombre en una primera cita y que deberías considerar pasar por alto. Pueden considerarse errores, pero si le das una segunda oportunidad, quizás desaparezcan y te pierdas la oportunidad de conocer a alguien valioso.

1. No le des demasiada importancia a la ropa. Sabemos que la primera impresión es decisiva y si tu cita aparece con un look que ya no se usa, está perdiendo muchos puntos. No te dejes influenciar por ese detalle y espera a ver qué pasa en esa primera cita. Quizás venga de trabajar, se haya puesto nervioso al elegir vestuario o simplemente no tiene buen gusto en ese aspecto. Indaga para saber el motivo de su atuendo, quizás se dejó aconsejar por alguien inadecuado. Si encuentras más puntos a favor y más importantes, deja este tema de lado.

2. Un corte de cabello inadecuado o totalmente descuidado puede ser un gran aspecto en contra, pero hay una gran ventaja: es algo que puede cambiarse con una simple visita a un buen estilista. En la misma línea pueden estar algunos kilos de más u otros detalles por el estilo: son todos aspectos que se pueden cambiar, con mayor o menor esfuerzo.

3. La impuntualidad siempre es algo muy molesto y si tu cita llega tarde al primer encuentro, no es algo muy positivo. Pero no hay que prejuzgar: quizás tenga un motivo valedero y no forma parte de su conducta habitual. No lo juzgues por ello, especialmente si llamó y avisó de su tardanza. Así que si el hombre te ha gustado, dale un voto de confianza y menciónale que para ti la puntualidad es algo muy importante: de ahí en adelante verás qué actitud toma él.

4. La primera cita es para conocerse y para ello es fundamental hablar, así que si tu cita habla demasiado y sin parar o por el contrario, es demasiado callado, son obviamente puntos en contra. Es necesario poner todo en un gran paréntesis: no descartes que los nervios implícitos en un primer encuentro causen esas actitudes en tu cita, especialmente si quiere impresionar bien. Si detectas que él podría estar nervioso, trata de ayudarle a que se relaje y no te muestres a la defensiva.

5. En un primer encuentro, es necesario evitar tres temas de conversación y esto se aplica en el trabajo, en una reunión familiar y por supuesto, en una cita. La política, el fútbol y la religión deberían esperar futuras ocasiones, para evitar discusiones innecesarias por temas importantes, pero no adecuados en un primer acercamiento. Si él no sabe esta regla esta norma y se lanza a hablar de la actualidad política, sus preferencias futbolísticas o sus creencias religiosas, evita la polémica y privilegia el intento de pasar un buen momento. Lo importante es poder hablar sin llegar al enojo o la falta al respeto. No son pocas las parejas en que el hombre y la mujer discrepan en temas muy importantes, sin que afecta la relación.

6. Fueron a comer o tomar algo, todo salió bien, pero el momento de pagar puede introducir un momento de tensión: él quiere que cada uno pague lo que consumió pero tú no quieres eso. Considera que no es un motivo de molestia ni enojo, simplemente piensan diferente sobre algo. Lo ideal sería llegar a un acuerdo al comienzo de la cena

La actitud

Cuando dos personas se conocen, puede existir una atracción o no, no hay garantías en este punto. Están las dos posibilidades, por lo tanto es mejor prever una primera cita corta. También existe el viejo truco de hablar al comienzo de la cita de un compromiso posterior, por lo que al interrumpir no será descortés o inesperado.

La sinceridad es importante: si la cita no está funcionando, es mejor irse. No es grosero ser sincero siempre y cuando se diga con delicadeza y de la manera adecuada. Es importante no perder el tiempo ni hacérselo perder a la otra persona, sobre todo si percibes que a él le gustas, no es bueno crear falsas esperanzas. Lo importante es una primera cita es ser nosotras mismas, fieles a nuestra personalidad, sinceras y divertidas sin rozar lo exagerado. Es fundamental no dejarse llevar por los prejuicios no por las malas experiencias anteriores.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"