Decidió engordar para ser feliz

La que niegue sentirse halagada cuando le dicen lo flaca que está, estaría mintiendo. Sin embargo este no es el caso de la modelo Liza Golden-Bhojwani quien ha recibido todo tipo de comentarios positivos por haber ganado peso. Seguía a rajatabla una dieta tan estricta que no le permitía comer más de 500 calorías al día.

Esa rutina la mantuvo hasta que una mañana se desmayó en su domicilio. Fue entonces cuando decidió poner punto y final a su profesión y alejarse así de las pasarelas.

Confidence in a bikini is not giving a damn what mofo’s have to say ✌🏽#peace #mybody #mychoice #allsizesmatter #normalizeus #bodylove

Una publicación compartida de Liza Golden-Bhojwani (@lizagoldenreal) el

Ella decidió cambiar su vida en el clímax de su carrera como modelo.

Así lo cuenta en una publicación de una foto en redes sociales poniendo en evidencia su cuerpo antes y ahora. La joven decidió sincerarse y compartir su historia en las redes sociales para concienciar a sus seguidores, una comunidad que ya se acerca a los 70.000 usuarios en Instagram. La confesión llegó a través de una imagen, en la que muestra el aspecto que tenía con 17 años (izquierda) y el que tiene ahora, tras engordar 20 kilos, y a través de una entrevista con la revista People.

A little flashback Friday action for you. This caption will be long and won’t fit, so if you’d like to read please find the rest in the comment section….The left side was me at the start of the peak of my career. My first proper fashion week where I was actually the size I needed to be. I was booking amazing shows that one never thinks they actually could, walking with girls who I once looked up to, it was a serious adrenaline rush…but after fainting one night in my apt whilst preparing one of my very low cal meals (I think it was 20 pieces of steamed edamame if I remember correctly), I called it quits with the diet and workout regime I was put on and decided I could do it on my own. I thought to myself, I can still be this thin, but I’ll just eat a little more so I don’t feel so horrible. Well, eating a little more turned into eating nearly a bag full of almonds, which then turned into eating full size meals, which then turned into a full blown binge. I was craving every single food you could imagine and I was giving in to every craving even though I knew this was such an important time in my career. I made it through NYFW okay, no one had noticed any weight gain, but by the time I had gotten the LFW I could see the pounds starting to show both in the mirror and on the measuring tape, but I kept quiet obviously not wanting to sabotage myself. I found myself going to the grocery store and picking up raw vegetables to try and make up for the near two week binge I had in NY, but I didn’t see any weight coming off no matter how “healthy” I was eating and no matter how many workouts I fit in. MFW came and I knew I was bigger and by bigger I mean a 35.5in hip rather than the 34.5in hip I started with in NY, I played it cool and just pretended everything was normal. I did end up booking shows, Dolce & Gabbana being one of them. Which I afterwards received online criticism about my thighs looking fat…Anyways PFW came about, and I found it impossible to resist those chocolate croissants 🙊 I went on many a casting with one exclusive option being on my schedule, but after meeting the client I knew the reason for me not nailing the gig, my size…

Una publicación compartida de Liza Golden-Bhojwani (@lizagoldenreal) el

Liza tomó la decisión de sacrificar su profesión como modelo por la exigente dieta a la que debía someterse (además de la rutina de ejercicio).

En sus días como modelo de pasarela no consumía más de 500 calorías diarias.

Y así fue como un día mientras se preparaba su almuerzo (20 edamames al vapor) se desmayó.

Al despertar supo que ese sería su último día como esclava de la industria.

Apostó por una vida más saludable con la que no solo ganó peso, sino felicidad. Sin embargo la que alguna vez fue una de las modelos favoritas de las casas de moda más prestigiosas terminó siendo rechazada en todos los castings.

Su último desfile fue con Dolce & Gabbana donde fue criticada por su supuesto sobrepeso, a pesar de que su cintura solo había incrementado tres centímetros.


Aún así, pasó de comer lo mínimo posible, a devorar una bolsa de almendras a finalmente poder disfrutar de comidas completas. Decidió empezar a darse gusto y comer todo lo que le antojaba (incluso varios croissants de chocolate durante la semana de la moda en París).

Aunque ella era más feliz, su cuerpo empezó a reflejar los kilos de más. Y a pesar de haber tenido una exitosa temporada de desfiles, no logró conquistar su potencial por haber subido de peso.

Sintió que había perdido la batalla contra su peor enemigo, la comida.


Finalmente la industria le dio la espalda, pero Liza entendió que no podía luchar contra su propio cuerpo.

Se retiró completamente de la industria, emprendió un viaje espiritual a la India y terminó casándose con un hombre que conoció allá. Ahora se dedica a posar para pequeñas marcas plus size, pero sobre todo a enviar mensajes positivos para todas las mujeres.

Admite que se ejercita cinco veces a la semana, pero a diferencia de antes, si se salta un día no sufre pues ahora se ejercita por su salud y no por su trabajo.

Y aunque en algún momento creyó que no estaba hecha para estar en portadas de revistas ni pasarelas, ahora siente que su propósito es compartir su historia. “Yo merezco ser feliz y sentirme realizada- todas lo merecemos”.

Current mood ✨🌺 #mood #vibes #wednesday #beautifuldestinations #mytravelgram #jump #skyporn 📸 @thirdeyejedi

Una publicación compartida de Liza Golden-Bhojwani (@lizagoldenreal) el


Al igual que Liza, muchas otras modelos se han sumado a la lucha en contra de los estereotipos desde posar juntas sin importar su talla hasta modelar lencería desafíando los estándares de belleza de la edad.

Fuente: fucsia.co


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"