De lo malo, saca lo bueno, siempre

La vida no es perfecta: no todo sale según lo deseamos y siempre estamos expuestos a las pequeñas (o grandes) tragedias: problemas económicos, enfermedades, desacuerdos conyugales, muertes, inconvenientes en el trabajo.

Es imposible evitar los contratiempos y malos momentos, porque realmente forman parte de la vida. Es más, si no existieran, quizás no podríamos apreciar las buenas etapas que también debemos enfrentar.

Existen situaciones muy dolorosas, que marcan de una forma especial a la persona que la vive y marcan un momento de cambio y momento buenos, que embriagan de felicidad y bienestar.
Ambos aspectos de nuestra vida se turnan, la vida es como una rueda en la que hoy puedes estar arriba y mañana abajo. Resulta más fácil estar en los momentos de triunfo y felicidad, lo difícil en ocasiones es encontrar la forma adecuada de enfrentar los otros momentos.

Actitud

En muchas ocasiones habrás sufrido por algo que crees que no terminará jamás; te parece que el dolor que enfrentas se quedará para siempre y que propia existencia se ve amenazada por él.

En esas ocasiones, no es raro entrar en una especie de “espiral del dolor”: te sientes mal, ves la situación sin salida, sientes más dolor… el ciclo se reinicia una y otra vez, sin posibilidad de solución. Es como una jaula atrapante, donde haces previsiones negativas para el futuro y no eres capaz de distanciarte para ver las cosas con otra perspectiva.

Pero hay otra manera de enfrentar este momento, una forma que finalmente resultará positiva y constructiva, porque detrás de esas experiencias dolorosas están las lecciones que necesariamente debes aprender.

Esta actitud implica que puedas “alejarte” para ver las cosas de diferente manera. Las primeras veces te costará más y te resultará difícil, pero el aprendizaje que extraigas de cada experiencia negativa te servirá para enfrentar la próxima.

Aunque no seas capaz de hacer este trabajo conscientemente, igualmente estás aprendiendo y las lecciones que sacas de cada experiencia te servirán para la próxima. Aunque no te des cuenta y creas que el proceso no se está realizando, sí se está haciendo: todas las experiencias dolorosas y negativas que vivimos tienen un sentido al final.

El sentido

Es difícil que en el momento mismo de la vivencia negativa, podamos saber su importancia para nuestro futuro.

Pero en realidad sí lo tiene: su sentido es mostrarnos una realidad que debemos aprender para continuar nuestra vida con algunas cosas más claras.

También estas experiencias pueden definir aquellos lugares por los cuales no debemos transitar y pueden servir para enfocarnos en lo nos construye como personas y nos hace mejores en cualquier ámbito de nuestra vida.

Analiza tus experiencias dolorosas y verás que cada una de ellas te ha dado la oportunidad de aprender una lección. Quizás en el momento no te diste cuenta, pero con el tiempo sí lo lograste.

Piensa en las situaciones negativas y que te traen displacer y que son negativas. Puede ser un trabajo, una persona, una situación. ¿Por qué permites que eso continúe?¿Estás tomando las acciones correctivas para que las cosas cambien? Tus experiencias anteriores te permiten identificar estos aspectos como negativos, por lo que debes tomas las decisiones que te llevarán a poder cambiarlas, ya sea de una vez o poco a poco.

El sufrimiento derivado de estas situaciones es algo muy humano, pero también lo es aprender de las experiencias y pos supuesto, tomas las medidas para cambiarlas.

Cómo actuar

Es importante tomar ciertas actitudes para enfrentar la situación dolorosa y negativa.

En primer lugar, es importante que seas siempre realista, tanto en los momento de felicidad como en los de dolor. No dramatices las situaciones, no exageres los hechos .

Recuerda que nada es para siempre, ni lo bueno ni lo malo: son solo etapas y momentos y cada uno de ellos hace apreciar mejor el anterior y el posterior.

Si en este momento te sientes en una nube oscura, llena de sentimientos negativos, pero debes tener la seguridad que luego de este mal momento comienza una nueva etapa en tu vida. Una buena medida es que no te encierres, oblígate a hacer actividad física, una caminata diaria de treinta minutos hará maravillas en tu organismo y paralelamente en tu estado de ánimo, ya que se estimulan hormonas necesarias para ello. También podrás establecer nuevas relaciones que te permitirán ver las cosas de diferente manera.

Estas situaciones difíciles hacen, muchas veces, que dejemos de lado nuestro cuidado personal, abandonando la alimentación saludable y hasta tu presencia personal. No lo hagas: esto también te lleva a una espiral negativa porque al verte mal y fuera de forma, te sentirás peor y agravará aún más tu situación anímica.

Todo lleva su tiempo, no te empantanes en el pasado y las cosas que ya viviste. Puede ser que hayas perdido algo, pero tienes seguramente otras por las que vivir con alegría.

Confía en ti para superar la situación, pero nunca está de más que hables con tus allegados, otro punto de vista te hará ver las cosas diferentes. Tu pareja, un familiar, un amigo, pueden servir para que atravieses este mal momento.

Si la situación es demasiado personal como para compartirla, siempre puedes acudir a un sacerdote o pastor de la religión que profeses, así como acudir a un profesional psicólogo, quienes te ayudarán a ver de otra manera la situación. Existen también grupos de autoayuda, compuesto muchas veces por personas que atraviesan momentos similares.

A veces costará más esfuerzo, otras veces menos. No olvides tus experiencias anteriores y verás que muchas veces atravesaste otras situaciones que pensaste que no tenían solución. Aunque este momento parezca peor o más grave, en realidad es uno más en la lista, que también debes sortear con éxito y extrayendo enseñanzas positivas de ella.

Permítete momentos de debilidad, las lágrimas no son malas, pero no dejes que estos momentos ganen el día, no abandones tus actividades normales.

Las reglas son parecidas, no abandones la lucha, recuerda que lo mejor siempre está por venir. Después de la lluvia, siempre sale el sol.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"