De dormir en baños a ser un inversionista millonario: la emocionante historia de Chris Gardner, si, el de la película en busca de la felicidad

Muchas son las personas que logran trascender más lejos de sus limitaciones y posibilidades, logrando lo que muchos consideran imposible o inalcanzable, estas personas lograron vivir las peores adversidades, las utilizaron como motivación para salir adelante y actualmente son grandes ejemplos de vida, una de esas historias es la de Chris Gardner.

Christopher Paul Gardner nació en la ciudad de Milwaukee, Wisconsin el 9 de Febrero de 1954, su infancia estuvo marcada por abusos y complicaciones que no le brindaron modelos masculinos a seguir con su padre ausente Thomas Turner y su padrastro que motivó la violencia domestica Freddie Triplett.

Todas sus experiencias negativas en la infancia serían lecciones que le darían experiencia para su lucha posterior contra el alcoholismo, el analfabetismo y la violencia doméstica. Luego de un tiempo conoció a Sherry Dison una matemática con la que contrajo matrimonio pero su unión no resultó y se hizo padre por medio de una relación clandestina con una estudiante de odontología.

A inicios de los 80 experimentó el peor periodo de su vida cuando el negocio al que se dedicaba de escáneres de densidad ósea se fuera a pique y fracasara. Estos hechos llevaron a su pareja a separarse de él y dejándole la responsabilidad de ser padre soltero de Chris jr. Gracias a la recesión económica que experimentaban recurrían a sitios como parques, baños de estaciones de tren, refugios de iglesias y bajo escritorios de oficinas para pernotar durante las noches.

Su vida cambio cuando hizo contacto con un Ferrari rojo, donde vio un ejecutivo que vestía de traje formal e impecable, llamado Bob Bridges que era un corredor de bolsa, esto le sirvió de motivación para cambiar su vida y aprender sobre finanzas. Desde ese momento comenzó a tomar capacitación en finanzas para ser corredor de bolsa e implementaba lo poco que ganaba para costear una guardería a su hijo de 2 años, en ese momento recurrían a los comedores de beneficencia para alimentarse y durmieron en las zonas de espera de los aeropuertos de San Francisco y Oakland.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"