Curiosas maneras de enterarte que te están “poniendo los cuernos” (y algunas insólitas “venganzas)

Aparentemente la infidelidad es moneda corriente entre las parejas y está en aumento.

Se da tanto en hombres como en mujeres. En estas últimas, creciendo en los últimos años.
Puede haber sospechas. Tu pareja hace cosas no acostumbradas, algo te dice que te engaña con otra persona. En otras ocasiones, el último en enterarse es el engañado.
O quizás sea tú quien esté engañando a su pareja, buscando apoyo, afecto o simplemente puro sexo.

Las formas de descubrirla varían.
Las formas de “vengarse”, también.

Recurrente

Muchas canciones y películas tocan el tema de la infidelidad; seguramente conocerás de primera mano de alguien que ha engañado a su pareja.
Quizás tú fuiste la víctima de un engaño o eventualmente, tu fuiste la persona infiel.
A estas alturas, “poner los cuernos” (ya sea novia/o o marido/mujer) parece haberse convertido en algo normal.

Los motivos por los que ocurre son muy diversos: pérdida de interés en la pareja, deseo de probar cosas nuevas, insatisfacción sexual, atracción por otra persona, pérdida del afecto, venganza y muchos otros, hay unos cuantos factores que aumentan las posibilidades de que tu pareja busque el amor en otros brazos.

Anécdotas

En un hilo de la red social Reddit, varias personas han contado diversas historias de intimidad.
– “El teléfono boca abajo”: Steve126a sospechó que su señora le engañaba porque ella recibía mensajes y colocaba el smartphone boca abajo para que él no pudiera verlos. Una noche, luego de una pesadilla, tuvo la certeza que algo no estaba bien y tomó el smartphone de ella y confirmó que se iba a encontrar con un hombre en un hotel. Se dirigió al lugar, esperó pacientemente que su esposa llegara. Finalmente, esta llegó en un vehículo con otro hombre.

Steve A. dejó pasar un rato y desinfló las ruedas del vehículo en que la pareja había llegado. Luego, fue a su casa, tomó a sus hijas y se fue de su casa, llamó al hotel y pidió para hablar con su esposa. Cuando ella respondió, le dijo: “Sé dónde estás y lo que estás haciendo”. Fue el fin de la pareja.

– “Se enfadaba por todo”: una mujer contó en las redes su experiencia personal. “Mi pareja se volvió muy irritable, me gritaba por todo, nunca parecía feliz de verme. No sabía qué estaba pasando, hasta que descubrí que me engañaba con otra. Finalmente me abandonó”, describió.

– Relación paralela. El usuario de redes sociales Ken P. comentó cómo descubrió que estaba siendo engañado: “Un día recibí un WhatsApp muy extraño: un chico me escribió y me dijo que mi novia estaba saliendo con él. Me invitó a ir a su casa para ir a esperar a la pareja que compartíamos. Cuando ella llegó, no supo qué decir. Finalmente se quedó sola y nosotros quedamos como amigos”, finalizó.

– Descubiertos por enfermedades venéreas

A veces, las historias de cómo la gente se entera que ha sido engañada toman giros muy graves e incluso, potencialmente mortales.
DearMrsLeanding contó en las redes su peculiar historia. “Todo sucedió mientras estaba en secundaria. El padre de mi novia encontró ropa interior con sangre en su habitación y discutió conmigo, asumiendo que yo era el culpable, aunque ignoraba qué estaba sucediendo. Poco después descubrí que ella tenía clamidia y que mi mejor amigo también; ella quedó embarazada, pero el bebé no era ni de mi amigo ni mío”, explicó.

Otra usuaria cuenta: “Fui a hacerme el chequeo anual rutinario y cuando me dieron los resultados, no podía creerlo. Tenía dos enfermedades de transmisión sexual diferentes y una de ellas muy grave, ya que causa cáncer de cuello de útero. Desde mi última revisión médica, hace un año, solo he mantenido relaciones sexuales con mi pareja”.
Un hombre contó una peculiar historia de “amor laboral”: “Llevo más de tres años en una oficina y trabajo al lado de una chica guapísima, hemos salido de fiesta y tuvimos relaciones de vez en cuando. No es nada serio, pero tenía claro que era algún tipo de relación… o pensé eso hasta que ella me presentó a su marido”.

Por su lado, el usuario PrettyParker cuenta: “En una cena navideña conocí a la mujer de mi jefe. Su cuello tenía una mancha de nacimiento en forma de luna, que me llamó la atención. Unos meses después fui, sin avisar, a la casa de un compañero de trabajo, a dejarle unas cosas. Toqué el timbre y al abrir la puerta se quedó paralizado: detrás de él estaba la mujer de mi jefe. Solo la vi de perfil, pero la marca en forma de luna no dejaba lugar a dudas”.

Las venganzas

A veces uno no sabe cómo reaccionará ante las pruebas que le pone la vida. Una de esas pruebas puede ser la infidelidad: la gente puede reaccionar de manera muy diferente.
– Una mujer canadiense, por ejemplo, para vengarse por el engaño de su marido, alquiló los servicios de una avioneta para que, en un evento deportivo masivo, volara por encima del estadio con un cartel que hablaba del escaso tamaño del miembro viril de su esposo.

– En otro caso, una esposa traicionada decidió echar a su marido. Sacó todas sus pertenencias al jardín de la casa, incluyendo una lancha donde pintó en letras rojas bien grandes: “Esposo Infiel”.
– Emma Morgan descubrió que su marido la traicionaba con distintas mujeres, todas con un exuberante busto. Su venganza fue muy simple: se hizo una operación de aumento de mamas, pagando, por supuesto, con la tarjeta de crédito de su esposo.

– Un hombre de Singapur sospechaba que su prometida lo engañaba y contrató los servicios de la señorita Zhuo, una investigadora privada de la empresa Ajax Investigation and Security Services. Las terribles sospechas fueron confirmadas, pero el hombre siguió adelante con los planes de boda. Cuando llegó el gran día, comenzó a proyectarse un video en el que se mostraban fotos de los novios –algo típico en las ceremonias–, pero las imágenes fueron interrumpidas por una grabación que mostraba a la novia caminando hacía un motel con su amante. Por supuesto, ese fue el final.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"