Cuidado: el amor a veces te engaña

¿Habrá algo más hermoso que estar enamorado? Cuando conocemos a esa persona especial, que nos mueve el piso, vemos nuestra vida y nuestro futuro de una manera totalmente diferente y todo nos parece posible.

Sin embargo, ese dulce sentimiento no sería del todo real y podemos decir que se basa en un gran engaño… o en varios pequeños.

O dicho de otra manera: si te parece que no puedes pensar bien cuando estás enamorada, estás en lo cierto, no es solo una sensación.

La base

La etapa del enamoramiento es algo especial y va mucho más allá de las “mariposas en el estómago”.

Básicamente puede decirse que el autoengaño es la base de este momento.

Esto se traduce en creer cosas de forma injustificada sobre esa persona especial, llegando a situaciones en que directamente la percepción y el análisis de las situaciones vividas se ven afectados de gran manera, disminuyendo la capacidad de razonamiento que tenemos en otras circunstancias.

Tipos

El doctor José Antonio Díez Calzada, profesor de la Universidad de Barcelona, España, ha analizado esta situación, afirmando que el enamoramiento incluye “reacciones físicas inusuales, conductas eróticas o sexuales no comunes y la tendencia a realizar ‘cosas raras’, entre las que se incluye el autoengaño”.

En relación a este último, el catedrático menciona que es LGO inherente al amor romántico y que existen varios mecanismos aislados de autoengaño que se dan en el enamoramiento y entre ellos están:

1- “El ‘wishful thinking’: es cuando se cree en algo simplemente porque así se desea.

2- El ‘wishful seeing’: es cuando se ve a alguien con ciertas características por decisión propia y no porque así sea realmente.

3- La racionalización: es cuando se tiene una idea sobre algo inalcanzable y en lugar de aceptar la frustración, se argumenta que es indeseable.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"