Cuidado con quien habla mal de los demás: Tú no serás la excepción

Muchos de nosotros somos muy confiados y llamamos amigos a quienes hablan mal de los demás, como si algún poder divino les hubiera otorgado esa autoridad de andar por la vida condenando a todos.

No lo hacen de una forma que podríamos llamar “casual”, pero para ellos la hipocresía es un recurso normal en la comunicación.

Las cosas funcionan así para el que habla mal de todos: si el otro concuerda conmigo en mi crítica, también estará de acuerdo con lo que defiendo, con lo que considero que soy.

Así, este hábito es propio de mentes inseguras, que con palabras sobre los demás buscan espantar sus fantasmas personales. Además, las personas con esta costumbre no hablan en general o aludiendo a detalles irrelevantes.

Cuentan intimidades, juzgan y narran historias que han sido reveladas por casualidad o descuido o peor en confidencia,pero que no dejan de pertenecer a la intimidad de una persona y por lo tanto a un lugar en el que nadie debería entrar sin el consentimiento del otro.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"