Cuenta tus bendiciones y agradece por todo

Muchas veces somos privilegiados por la bondad de nuestro buen Dios, pero nos olvidamos de contar de sus bendiciones y hasta olvidamos agradecer su bondad y misericordia.
Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; estoy maravillado, y mi alma lo sabe muy bien. Salmos 139: 14

El ser humano `por naturaleza tiende a ser desagradecido, y si lo son con Dios más aun con los demás, nada hay más reconfortante que ser agradecido, un viejo adagio reza de esta manera “Quién da no debe de acordarse, pero quien recibe nunca debe olvidar”.

En estos tiempos en que las personas viven a las corridas y casi no existe tiempo para nada, el ser humano se ha vuelto frio, calculador, mecánico, hasta que llega a un límite y no sabe que le sucede, pudo haber logrado mucho, alcanzado sus metas, pero se siente vacío, y es en ese momento cuando piensa en todo lo que logró y empieza a agradecer por todo aquello que pudo alcanzar, aunque no lo creas el ser agradecido atrae cosas positivas hacia uno.

Es importante aprender a agradecer hasta por los detalles más pequeños, muchas veces olvidamos agradecer por la familia, el trabajo, los amigos, la salud, y son puntos muy importantes porque agradecer cada día. Que sería de nosotros sin familia, o amigos, como podríamos seguir sin salud o un trabajo digno, existen mil motivos porque ser agradecido pero muchas veces no nos detenemos a pensar siquiera en el gran privilegio que tenemos y menos nos tomamos un tiempo para agradecer.

El otro lado de la moneda

No agradecemos, pero exigimos que sean agradecidos con nosotros, que ironía de la vida, pero es lo cotidiano, no agradecemos pero muchas veces criticamos que no sean agradecidos con nosotros, no olvides que es muy importante que hagas lo que deseas que hagan contigo.
Muchas veces también escucharas experiencias de personas que se pasan ayudando a los demás, pero que no han recibido un agradecimiento a cambio, o tal vez escuches contar que la vida ha sido tan generosa con unos que les ha permitido dar tanto a los demás y esa actitud de dar a multiplicado cosas a favor de ellos. Cuando uno aprende el principio de dar sin recibir, también habrá aprendido a ser agradecido, lo que tú das vuelve a ti multiplicado, esa es la ley de la siembra y la cosecha, y cuando das con amor verás que todo a ti vuelve al ciento por uno y todo te va a sobreabundar.
Entonces comienza a dar y a ser agradecido, porque lo uno trae lo otro, agradecer también es honrar y eso siempre atraerá sobre ti grandes bendiciones.

Agradecer es un acto de amor

Una persona que demuestra gratitud es una persona emocionalmente sana, pues el ser agradecido involucra no solo el área fisica, sino también el emocional y espiritual, todas las emociones positivas se conjugan para formar un todo que es el agradecimiento y la voluntad de uno mismo al hacerlo. El ser agradecido significa madurez emocional, pues ser consciente de lo que la vida te ofrece cada día y tener la voluntad de contar y agradecer por ello te hace una persona libre emocionalmente, plena y en equilibrio. Cuando somos agradecidos se activa en nosotros una energía positiva y de bienestar.

Como y porque ser agradecido

Por naturaleza la persona tiende más a quejarse que a ser agradecido, por ejemplo al terminar una larga jornada de trabajo, es más propenso a resaltar las cosas negativas que le sucedieron, antes que contar o agradecer aquello que la hizo sentir bien, y así pasan los días y las semanas rememorando solo lo negativo, y al terminar el mes habrá enumerado más eventos negativos que positivos y llegará a la conclusión de que no hay nada que agradecer, sin embargo olvidó que tal vez un amigo del cual no sabía hace tiempo lo llamó, un compañero de trabajo la acercó hasta la casa, algún familiar la visitó, son pequeños detalles que son muy importantes, pero que a la vez no se llevan en cuenta.
Ser agradecido es como tener un buen habito, para convertirlo en habito se debe practicarlo todos los días hasta llegar al siempre, es bueno que te propongas ser agradecido empezando por las pequeñas cosas, y debes ser agradecido por todo, la biblia nos enseña que tenemos que agradecer en todo tiempo y por todo, sea bueno o sea malo, pues las cosas buenas nos alegran y aquellas no tan buenas nos enseñan y a la larga nos fortalecen, cuando tú eres agradecido todo tu entorno se vuelve agradecido, porque quienes nos rodean nos imitan. Entonces si tú agradeces también lograrás que los demás aprendan ese bello hábito que nos hace sentir bien, en equilibrio y plenitud.

Existe evidencia del bienestar que trae a la salud la gratitud

Muchas son las investigaciones que se han realizado y que alegan que toda persona agradecida denota un estado de equilibrio emocional y por ende de salud fisica y mental, cuesta creer que esto tenga influencia pero en verdad es muy beneficiosa para toda persona la práctica de gratitud.

Cuando hablamos de ser agradecidos o de practicar la gratitud también estamos hablando de dar gracias por la vida y de atraer hacia ti tus bendiciones, pues al hablar de la siembra y la cosecha nos referimos no solo al acto de dar lo material para recibir lo material, también hablamos de lo emocional y lo espiritual, pues al final lo que reconforta el alma es todo aquello que sentimos y que no se ve, por ejemplo la palabra dada con sinceridad no la vemos pero sentimos su efecto y es como perfume agradable a nuestros sentidos. Es bueno expresar lo que uno siente, y más aún si es para agradecer, agradece siempre en todo y por todo. Tal vez tuviste un día complicado, cargado de exigencias que te costó cumplir, pero esas exigencias quizás mañana te sirvan de algo, tú solo agradece, existen casos donde de personas que han contado su experiencia negativa que al final la salvaron de algo, por eso siempre es bueno agradecer.

Una amiga iba para el trabajo y se le pincho la rueda del auto, a unos kilómetros sucedió un accidente, son eventos como este donde personas cuentan su experiencia y dan gracias por algo negativo que les pasó y las libró tal vez de un mal mayor. Por eso siempre es bueno contar tus bendiciones y ser agradecido en todo, porque muchas veces un obstáculo en el camino sirve para darte cuenta de que vas en la dirección equivocada.
Comienza siempre tu día siendo agradecido, así estarás cancelando todo lo negativo y atraerás sobre ti solo lo positivo, la gratitud es sinónimo de amor, libertad y plenitud.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"