Cuando no hay diálogo en la pareja, ¿puede hacer tambalear una relación?

Cuando todo comienza, en el afán de vivir a pleno la etapa del enamoramiento, dejamos escapar aquellos detalles que nos parecen minucias pero que, con el correr del tiempo, cuando la relación se afianza y se va cimentando, aquello que no solucionamos en el momento oportuno nos empieza a pasar factura. Las asimetrías nos abordan poco a poco y si no hemos sido capaces de poner todas las cartas sobre la mesa en la ocasión indicada, puede que la ausencia de diálogo ya no sea reversible. Dar la vuelta la página parece ser la mejor elección. Pero, ¿por qué abandonamos el diálogo en la pareja?

Las relaciones tóxicas

Es común en nuestro entorno que encontremos parejas que, a pesar de no llevarse bien, continúan juntos aun en medio de peleas, gritos, ofensas, donde cualquier contradicción se convierte en excusa para iniciar las discusiones que acaban haciendo de la relación un círculo vicioso en el cual ninguno de los dos se siente pleno como pareja.

Sin embargo, en el seno de este tipo de relaciones ocurre un fenómeno curioso, pues a pesar de darse cuenta que soportan ese clima desagradable y enfermizo, no toman la decisión de separarse o bien, tardan demasiado tiempo en asumir que ya no hay vuelta atrás. A veces transcurren años para que uno de los dos tome la posta y decida cortar el mal de raíz.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"