¡Cuando no esperas nada de nadie, vives mucho mejor!

Ya no esperamos que las personas resuelvan nuestros problemas y se conviertan en los únicos responsables de ellos, tenemos más libertad para crear las vidas que realmente queremos vivir y crear un entorno más positivo a nuestro alrededor, aumentando nuestras vibraciones.

Si bien esto no nos impide alimentar otras expectativas, al menos nos impedirá sabotear nuestras vidas porque a menudo pasamos más tiempo pensando en lo que hacen los demás y no en nosotros mismos.

Necesitamos aprender a ponernos a nosotros mismos primero y guiar nuestras vidas de la mejor manera posible. Así es como te vuelves feliz. Depende de cada uno de nosotros decidir qué hacer con nuestras vidas, incluso cuando las opciones no coincidan con los deseos del otro.

La vida no espera a nadie y cada día que pasamos viviendo una realidad que no nos gusta, es una oportunidad que perdemos de ser felices. Cuando dejemos de tener expectativas, viviremos mucho mejor.



Las cosas no siempre salen como queremos, pero es importante tomar el control de nuestras vidas en lugar de conformarnos con ser guiados por otros que a menudo no tienen nuestro mejor interés en sus corazones.

Aprendemos a agradecer por las bendiciones que recibimos y las lecciones que la vida pone en nuestros caminos, en lugar de quejarnos de la mala suerte y abandonar nuestro futuro en manos de otros.

Asume la responsabilidad de crear la vida de tus sueños, pero comienza a aceptar tu realidad actual y mejora a partir de ahí. No te dejes engañar imaginando que alguien puede resolver tus problemas en un abrir y cerrar de ojos.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"