Cuando hay amor se nota y si se murió… Se nota mucho más

Cuando una pareja empieza una relación, lo más normal es que se sientan como flotando, todo es perfecto, pues coinciden hasta en los más mínimos detalles, entonces la relación es armónica, cada uno encuentra un refugio seguro en los brazos de su amado/a, los momentos son intensos, el pensar en la distancia no es una opción para ellos, pues lo único que desean es estar juntos el mayor tiempo posible, fluyen el amor, los besos, las caricias, los abrazos y el tomarse de la mano es la garantía de lo maravilloso que es la relación.

Nada es para siempre


Con el correr de los años si descuidan la relación y caen en la rutina, esta se desgasta, y es la oportunidad perfecta para que uno de los dos se asome curiosamente hacia cosas nuevas. Allí vienen los conflictos en la pareja, empiezan los desacuerdos, la intimidad ya no es la misma, ambos se sienten vulnerables, el uno echa la culpa al otro y viceversa. Existen parejas que al ver la relación tan desgastada acuden a un profesional para reencausar la relación, mientras que otras le ponen un punto final, para evitar el sufrimiento o un proceso doloroso que al final no tendrá solución.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"