Cuando estar soltera no significa estar sola

Puede ocurrir que conscientemente lo hayas buscado o que, por el contrario, simplemente haya pasado: no tienes un novio, sino un amante.

Como todo en esta vida, tendrá sus cosas positivas y negativas, pero hay algo muy cierto: tarde o temprano esa relación, estés o no de acuerdo, seguramente cambiará de forma.

Distinción

La palabra “amante” hace referencia al hombre y la mujer que (se) aman, pero comúnmente se reserva para la pareja informal o clandestina, es decir, aquella que no está reconocida socialmente. Si un hombre tiene una relación paralela con una mujer que no es su esposa, se dirá entonces que esa segunda mujer es su amante. Lo mismo se dirá en el caso que la mujer establece una relación con un hombre que no es su marido.

Sin embargo, está el caso de aquellas personas que no tienen una relación “oficial”, pero que prefieren mantener su relación en el anonimato. No son novios o parejas formales, sino amantes. Incluso aunque puedan tener algunas actividades en común, además de la cama, prefieren no “blanquear” y que la relación siga en el anonimato.

Las razones pueden ser muchas: no soportar las presiones sociales, mantener una independencia en cuanto a las actividades, que por algún motivo la relación sea inconveniente o mal vista, que uno de los dos tenga algún tipo de compromiso, etc.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"