Cuando el manipulador no puede contigo, intenta manipular a tu entorno en tu contra

Los manipuladores son peligrosos, pues son maestros en el arte de seducir, con susurros y escenificación teatral, para tan sólo alcanzar sus propios intereses. No ven más a nadie, además de a sí mismos, o sea, los manipulados siempre son las lastimadas, sin ningún rastro de duda.

Hay varios tipos de manipulación que se pueden sufrir, sea por chantaje emocional, por discursos encantadores, sea por ostentación material.

No importa cuáles medios se utilicen, el objetivo final siempre será alcanzar lo que el manipulador quiere, no teniendo en cuenta cuántas vidas puedan herirse en ese recorrido. Manipuladores son egoístas natos, por lo tanto, no están ni un poco preocupados por lo que queda fuera de su propio ombligo.

Y, no se cansan, hasta que no alcanzan lo que pretenden, los manipuladores echan mano de cualquier oportunidad que tengan para satisfacer su ego. Por eso es que si un manipulador no consigue éxito con su blanco principal, él no se privará de enredar en su trama enferma a las personas que forman parte de la convivencia de aquel que no cayó en su labia barata.

Muchas veces, el manipulador intentará denigrar la imagen de la persona ante sus amigos y familiares, para que se compadezcan de él, para que tengan pena, como si él fuera el pobre, una víctima, una victima de un ataque injustificado, incomprendido.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"