Cuando el corazón no llora, llora el cuerpo en su lugar

Cuando no expresamos, o tratamos nuestras emociones de la manera correcta, el cuerpo lo siente y como consecuencia tarde o temprano puede traernos muchas enfermedades, ya sea trastornos respiratorios, hipertensión, trastornos nerviosos, dolores en cualquier parte de cuerpo, y muchas más, e incluso problemas cardiacos.

Hay una conexión entre la enfermedad y las emociones, las emociones no salen de la nada, sino que están relacionadas con nuestra manera de interpretar lo que nos pasa, y estas reacciones pueden conducir a síntomas fisiológicos, tal como los padecimientos físicos pueden ocasionar alteraciones en el estado de ánimo de quien lo padece, también los dilemas psicológicos se reflejan en nuestro cuerpo, y se expresan mediante enfermedades o padecimientos.

Cuando la relación entre la mente y el cuerpo no está en armonía debido a las emociones fuertes, sentimientos negativos, baja autoestima y situaciones estresantes, surgen enfermedades psicosomáticas, las enfermedades psicosomáticas son dolores físicos que aparecen y se desarrollan en relación con los factores psicológicos. Cuando hablamos de los síntomas psicosomáticos nos estamos refiriendo a los dolores físicos para los que no hay un diagnóstico médico, aquí la persona manifiesta la enfermedad, como si fuera una enfermedad normal, pero los médicos no encuentran evidencias en los exámenes médicos o en el chequeo.

¿Cómo se proyectan las emociones sobre el cuerpo? Hay diferentes maneras en que los problemas corporales o trastornos relacionados con problemas psicológicos pueden manifestarse en nuestro cuerpo, a continuación te describimos algunos:


Sistema respiratorio:


Los pulmones son unos de los órganos más importantes del cuerpo, si sufres alguna enfermedad respiratoria sin aparente causa, significa que existe un miedo profundo en tu interior que no te está dejando ser feliz, puede existir alguna situación que te genere presión que posiblemente no sepas como manejar o resolver, te sientes limitado y existe un bloqueo que no te permite tomar el lugar que te corresponde, la depresión, la tristeza y la melancolía son emociones relacionadas con este sistema, durante la depresión, los acontecimientos improvistos pueden hacer que la persona contenga la respiración, provocando emociones y estados de angustia que parece que nos ahogan.


Los problemas digestivos:

El síndrome del intestino irritable o colon irritable está puede estar vinculado al enojo, la ira y la agresión, tu intestino es el centro de absorción e integración, no solo del alimento sino también de los pensamientos, sentimientos y tu realidad actual.

Si existen cosas que te causan tristeza, temor, confusión, vergüenza o cualquier otro pensamiento o sentimiento, pueden desencadenarse en problemas intestinales.

Problemas genitourinarios:


Están ligados al miedo, falta de autoestima, la timidez y la desesperanza, si padeces una infección urinaria, debes saber que muy posiblemente esté relacionada a algún tipo de frustración que estás experimentando en tu vida, esto se expresa en ardor, pero un ardor íntimo, que los demás no pueden notar, de esta manera también se encuentran tus sentimientos, ocultos, quizás inconscientes, la retención de la orina, representa la represión de emociones y sentimientos, sueles auto exigirte demasiado y eso evita que en tu vida las cosas fluyan con facilidad y naturalidad

Las glándulas:

Cuando se tienen padecimientos crónicos como la ansiedad, los celos y el estrés, estos desequilibrios a nivel emocional pueden afectar las glándulas.


Afecciones en la piel:

Se relacionan con las dificultades de comunicación en la que alguien quiere imponer su punto de vista, así como el exceso de autoridad y dominio sobre los demás.

La piel se relaciona con la valoración propia que tienes de ti mismo, es la capa externa de tu organismo, aquella que se encuentra visible para el mundo exterior, y también la que te protege de las agresiones externas, en lo general, cualquier afección de la piel se relaciona con la vergüenza o inseguridad sobre tus propias capacidades y cualidades, es muy probable que seas una persona que siempre está pendiente de lo que los demás piensan, o a la que le afecta de sobremanera las valoraciones que otras personas tengan sobre ti, si sufres una afección de la piel, puede significar que no te estás dando el permiso de ser lo que realmente aspiras en la vida.


Sistema circulatorio y corazón:


Las afecciones directas sobre el corazón o el sistema cardiovascular pueden tener un origen emocional, los estados de ánimo fluctuantes, la histeria, el nerviosismo y la ira son los principales enemigos del corazón.

La manifestación física de la misma dolencia o enfermedad se desarrollará de forma diferente dependiendo del estado de ánimo desde el cual la enfrentemos.


En el caso de enfermedades como la fibromialgia, se ha demostrado que aprender a manejar las emociones y encontrar el equilibrio emocional ayuda a la recuperación, un concepto importante relacionado con la incapacidad para expresar nuestras emociones es la alexitimia, esta condición se describe como un conjunto de síntomas observados en las personas con enfermedades psicosomáticas y se manifiesta como dificultad para identificar y describir las emociones, así como una vida interior muy pobre y llena de fantasías.


Las diferentes causas de alexitimia incluyen características hereditarias, genéticas y neuronales, lesiones cerebrales y traumas. Las personas con alexitimia por lo general son reconocidas por quienes conviven con ellos, los cuales los pueden describir como personas frías y distantes, estas personas tienen poca habilidad para expresar sus emociones, presentando conflictos para corresponder u ofrecer respuesta a los sentimientos de los demás, lo que los vuelve muy poco empáticos en su carácter.

Las personas con alexitimia reprimen sus emociones, esta represión sirve para mantener experiencias dolorosas o desagradables fuera de la mente consciente, los individuos utilizan esto como una estrategia de defensa y por lo tanto tienen menos acceso a las memorias emocionales, especialmente los de las experiencias negativas o desagradables.


La represión emocional, al igual que la dificultad para expresar las emociones ocasiona problemas físicos, como un intento por salir a la luz, si cambiamos ciertos patrones y mejoramos nuestra habilidad para manejar las emociones, conseguiremos que éstas sean expresadas como debe ser, evitando así que el cuerpo sea el que debe gritar para señalar que algo no funciona bien.

Debemos estar atentos a nuestras emociones y tratar de expresarlas de manera correcta, así seremos más felices y nuestro cuerpo estará más sano.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"