Cuando el amor no es egoísta

Si buscamos en el diccionario el significado de la palabra “amor” encontramos que se lo define como un sentimiento de vivo afecto e inclinación hacia una persona o cosa a la que se le desea todo lo bueno.

Cuando hablamos de un amor verdadero vemos que existe respeto y afecto, que hay un equilibrio entre libertad y compromiso, sin la necesidad ser posesivos, que brinda felicidad, orgullo y bienestar en lugar de sufrimiento a los integrantes de la pareja, es decir que el verdadero amor por sobre todo carece de egoísmo.

Pero.. como sabemos si ya estamos dentro de un amor verdadero? O como fomentar el amor verdadero en la pareja? Aquí te dejamos las características del amor sin egoísmo para que lo identifiques.

Amor propio.

Todo comienza en nosotros, si nosotros estamos bien, nos sentimos confiados y seguros, no caemos en dependencias y estamos mucho más predispuestos a dar y a recibir.

Debemos empezar por nuestra valoración. El conocer nuestras virtudes y nuestros defectos, para potenciar lo bueno y mejorar lo que nos hace falta ; el amor propio es una pieza clave para generar relaciones saludables.

Podemos decir entonces que el amor propio necesita de un trabajo interior, para prepararse y complementarse con la otra persona, sin caer en dependencias o sobre exigencias, y ser concientes de lo que podemos dar y de lo que merecemos.

Su felicidad te da felicidad y viceversa.

Cuando el amor no es egoísta sus logros se convierten en los tuyos y viceversa. Se hacen partícipes de sus éxitos.

Además, cuando vivimos una relación, buscamos la felicidad de nuestra pareja. Si todo el tiempo tratas de hacerlo feliz, de acompañarlo en las cosas que le gustan y te das cuenta que te responde de la misma manera me animo a decirte que su relación va por muy buen camino.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"