¿Cuáles son los motivos por los que las mujeres se separan?

Cuando el amor adquiere fecha de vencimiento es mejor dar vuelta la página y esperar que el tiempo se encargue de ayudarnos a escribir una nueva historia en un escenario distinto. De las razones por las cuales se llega al quiebre final de las relaciones se puede decir mucho pero ciertamente hay algunos aspectos o motores siempre presentes que acaban por conducir hacia la ruptura. Te contamos algunas de estas razones por las cuales las mujeres deciden llegar a separarse.

Un estudio realizado por National Center for Heath , ha confirmado que la mitad de las veces son las mujeres las que presentan demanda de divorcio, y en el caso de los hombres los principales motivos por los que llegan al divorcio son: porque están con otra mujer, por falta de intimidad o simplemente porque tiene otras prioridades en las que no encaja su relación.

Los 5 motivos por los que las mujeres abandonan el matrimonio

Cuando la conexión emocional se encuentra ausente

Antes de que el deseo despierte en ella, la conexión con la pareja es lo que está primero. Cuando existe esa conexión emocional, todo lo demás viene por añadidura. Sentirse identificadas, cómodas, compartiendo un espacio que es para ambos, común, todo puede pasar, pues el lugar que necesitaban para sentirse seguras con su pareja ya es una realidad.

En ocasiones, hay mujeres que deciden “mirar al costado” durante el matrimonio, y es que esa conexión emocional se ha roto. Ya no tienen un diálogo fluido, se sienten solas, se sienten lejos del marido, casi como si estuviesen viviendo con un extraño. Ese lazo que un día los unió, se acabó por soltar.

Las asimetrías en la administración de la economía familiar

Cuando ambos cónyuges tienen ópticas diferentes en la forma de administrar el dinero que ingresa para ambos, se encuentran frente a un problema. Muy lejos de lo que se cree, no es la ausencia de una economía estable lo que conduce al quiebre matrimonial, sino la mala administración de los bienes.

Puede que uno de ellos quiera planificar la construcción de la casa propia y decida comenzar a ahorrar para tal propósito, pero el otro no, entonces esos desacuerdos terminan provocando discordias. Puede que el hombre prefiera invertir, arriesgar en otro tipo de proyectos. El acuerdo sobre cómo llevar la economía familiar es sumamente importante, pues una vez que deciden unir sus vidas, los ingresos ya no son independientes.

Cuando él pasa mucho tiempo fuera de casa y ya no comparte con la familia

Muchas mujeres pasan tiempo solas en la casa y el marido ocupado entre sus responsabilidades laborales, llega tarde o viaja mucho. Las mujeres sienten que están solas, que el marido no está para las cosas esenciales y que no participa de la educación de los hijos. Él, sin embargo, cree que con mantener a la familia ya está cumpliendo con su parte del trato, para él su aporte está cumplido y considera que cuanto más trabaja, más está cumpliendo con su rol.

Las dificultades ante la resolución de los conflictos

Asumir la responsabilidad de ser la única capaz de resolver los conflictos, encontrar las soluciones de los problemas, aguardar el momento de calma oportuno para discutir acerca de los problemas por los que se está atravesando, es una tarea que no solo es difícil, sino que también cansa llevar de un solo lado.

Tener la capacidad de reconocer las culpas, asumir las diferencias y contar con la posibilidad de saber negociar ante las situaciones de crisis, es algo que deberían hacer los dos. Disponer un alto, escuchar, pedir perdón, son todas virtudes que no siempre se dan en ambos cónyuges y es sumamente necesario para una convivencia sana.

El comportamiento abusivo

Una realidad que se da en muchos matrimonios es cuando se despersonaliza a cada cónyuge para referirse siempre a los intereses de la pareja sin tomar en cuenta las necesidades de cada uno o los objetivos que se hayan propuesto en esa relación, en esa familia que están formando.

El “yo” se pierde, se extravía en la construcción de un “nosotros” que no siempre está del todo construido con el consentimiento absoluto de ambos. Llega un momento en que una de las partes siente cierto agotamiento, pues ya no encuentra su lugar en el seno de su vida matrimonial.

La consecución de un matrimonio sólido y fortalecido en el amor, se da trabajando para que todas estas situaciones puedan resolverse en un ambiente de confianza, amor, seguridad, donde aprendan a conocerse y respetarse cada día y que el interior de ese hogar que han decidido formar sea un refugio imperturbable para ambos. Es cierto que el amor todo lo puede, pero hay que trabajar para ello. Cada uno de los dos debe hacer su aporte, su granito de arena para que el amor nunca se extinga.

https://www.soycarmin.com/buenavida/Razones-por-las-que-las-mujeres-se-separan-20170805-0023.html


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"