He criado a mis hijos sola, pero finalmente creo que salí ganando

Para todas las mujeres, el momento en que el esposo se va y abandona el hogar, es un momento muy difícil. Podemos sentir que el nuestra vida va a empeorar y tal vez, no nos imaginamos cómo vamos a poder hacer las cosas solas, sin nuestro marido y con nuestros hijos, que si es que son pequeños, tenemos que lograr nosotras ayudarlos a ellos y no, viceversa.

Yo sentí que no había nada para mí, que no quedaba nada por lo cual vivir. Cuando empecé a escuchar que mis hijos lloraban, me sentí aún más desesperada, agobiada y de verdad, no tenía idea de cómo lo iba a hacer.

Mi esposo me dejó porque consideró que el perseguir sus sueños y las faldas de otras mujeres, era lo más importante.

Yo por dentro, sentía que mi vida se me acababa, pero mientras estaba desgarrada por el dolor, por el abandono que sentía y por la ausencia, pero pude buscar en mi interior y encontré que Dios y mis pequeños vivían dentro de mi corazón.

Aunque no tenía idea de cómo iba a poder salir adelante, si sabía que a mis hijos no les podía faltar nada, que mis hijos me necesitaban sana y fuerte y entonces, me prometí a mi misma, que jamás volvería a dejar entrar a nuestra vida a mi exmarido.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"