Contrastes entre el amor dañino y el amor saludable

Un amor puede ser dañino o saludable y regularmente no te percatas de la situación. El término tolerancia en una relación de pareja logra transformarse en tu pésima enemiga. Pues el querer a la otra persona no significa que dejes que te manejen a su conveniencia. Muchas mujeres no somos ilusas, conocemos las diferencias entre lo saludable y lo perjudicial, pero alcanzas un grado en el que estás tan cansada que te descuidas así misma.

Como lo dicen por ahí, no, no es que no te ame, es que no lo hace de la manera que tú lo deseas. Entonces, ¿te vas a doblegar? Amar es uno de los exclusividades del ser humano, conseguir la ocasión de exteriorizar lo que sentimos por la pareja e incluso a esas personas que se hallan cerca de nosotros forma un segmento del vivir, sin embargo ,se debe hacer con inteligencia emocional. Por lo tanto, se describen el contraste entre el amor dañino y el amor saludable:

Tu pareja es un impulso

En una relación dañina, la persona que se encuentra junto a ti no desea verte independiente, prospera y triunfante. Él pretende que obedezcas, que ruegues y que te detengas a pensar dos veces previamente de concebir algo que te desees hacer. Ya que, su ego no les admite sentirse orgullosos de las actitudes de la dama que mantiene a su lado.

Lo inverso a un amor bello, saludable, en el cual ambos desean que el otro triunfe. Si por algún motivo renuncia o siente duda, tu pareja permanecerá allí recordándote todo el potencial que posees y que puedes conseguir lo que quieres.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"