Consejos que te ayudarán a superar una relación fallida.

A la mayoría de las personas para no decir todas, les tocará tarde o temprano, tropezarse con la piedra de una,separación amorosa en el camino de la vida. Ya sea tu decisión o de la otra persona darle final a una relación es difícil y más aún si es la parte contraria la que da por terminada dicha relación.

En terapia psicológica es una de las causas más frecuente de consulta, pues resulta desagradable y doloroso transitarlo, se lidian con emociones fuertes, la tristeza y la obsesión se vuelven obstáculos grandes para la superación.

Es por esto que en éste artículo intentaré darte unas pautas que puedan ayudarte a superar esos obstáculos y poder alcanzar la superación y de ésta manera empezar a esperar a tu nuevo amor con el corazón al 100% listo.

Distancia: Si bien muchas parejas mantienen una linda amistad con sus ex, eso se logra luego de un tiempo cuando ya las cicatrices han sanado. Por más que la decisión sea de mutuo acuerdo, resulta doloroso el fracaso, sonará un tanto fuerte pero es así, ambos apostaron a una relación, pusieron de su parte y la ruptura de ese vínculo que se creo con esfuerzo de los dos es un fracaso.

Después de la ruptura sepárense completamente, eviten el contacto físico y virtual, éste último resulta el más peligroso inclusive, estar pendiente a través de redes sociales crea fantasmas en la cabeza. La separación pudo haber sido de una manera amistosa pero de por ahí alguna foto inocente en Facebook hace volar tu imaginación y empiezan a surgirte ideas de que te fue infiel mientras estaban juntos cuando eso pudo no haber ocurrido.

No lo odies ni lo endioses: Son sensaciones muy contrarias pero que tienen en común las consecuencias negativas que te generan.

Culparlo por que te dejó y odiarlo por eso te provoca mucha ira y enojo, por más que no se haya portado bien contigo trata de no sentir rencor ( es difícil pero se puede), desearle el mal y que sufra lo que hará es que el que termine sufriendo seas tu. Enfoca tus energías más en ti, en estar bien tú que en la otra persona.

Ahora el polo opuesto, idolatrarlo, pensar que fue lo mejor de tu vida, que nunca encontrarás alguien igual también es un grave error. Hace que te llenes de culpas y que tu autoestima se quede por el piso. Ninguno es héroe ni villano, así como la relación se dio por los dos, también la decisión de separarse es por cosas de los dos.

El derecho a estar triste: Permítete estar triste. A veces el orgullo hace que evitemos sentir tristeza y reprimirlo te hace sentir peor. Estar triste es un sentimiento muy desagradable pero forma parte del duelo, además sirve de reflexión sobre que fue lo que llevó a que la relación termine y te servirá de experiencia, como dice el refrán: de los errores se aprende.

En la separación uno no solo se queda sin la otra persona sino también se queda sin un estilo de vida que fue construyendo con ese compañero que ya no está, aceptar y asumir que esa convivencia terminó es un trago amargo que también debemos pasar. Obligarte a no estar triste implica un enorme gasto emocional, y no te permite procesar lo que estás viviendo.

Crea tu espacio: Si bien tienes derecho a estar triste y la tristeza es un paso a transitar en el camino a la superación no te quedes mucho tiempo ahí.

Un punto final siempre implica un nuevo comienzo, es la oportunidad de comenzar de cero y abrirte a un mundo nuevo, pero para ello debes estar preparada.

Mantente activo, empieza por tu espacio personal, limpia y organiza tu casa eso te ayudará a que te sientas renovada, deshazte de la cosas que invoquen a la memoria dolorosa, cuadros, perfumes, etc, cámbialos por cosas que te gusten a ti, no te digo que los arrojes a la basura pero si que los mantengas de lado por un tiempo.

Distráete: Dedícate tiempo a hacer cosas que te gusten y que por algún motivo las dejaste de lado, o mejor aún prueba con nuevas experiencias, no solo te ayudará a distraerte sino también a que puedas conocer gente, disfruta tu libertad, encuéntrate contigo misma, haz algún viaje.

!Has planes, con tus amigos y diviértete! Y si al comienzo te resulta un poco incómodo, verás que se volverá más fácil después. Es importante que mantengas tu circulo social.

Ocúpate de ti: Es común que en la etapa de tristeza uno se encuentre desganado, como dijimos está bien que estés triste pero no te dejes atrapar, quítate el jogging, suelta los snacks, apaga la tele y empieza a ocuparte de tu cuidado personal.

Debes ocuparte de tu bienestar mental, físico y espiritual. Es un buen momento para mimarte, come bien, descansa lo suficiente, busca tiempo para practicar algún deporte o hacer ejercicio, dedícate un tiempo para relajarte y verás como te sentirás mejor.

Terminar una relación es difícil, independientemente a quien haya sido él que tomó la decisión, aunque no tengamos claro como o que hacer para superarlo, debemos aceptar primero que nada: el final, tener paciencia y ser tolerante con nosotros mismos. Permitirnos acongojarnos, no ponernos un tiempo límite y no desesperarnos por la soledad.

Es totalmente natural que la soledad asuste, compartir tiempo y vivencias con otra persona, crea acostumbramientos, dependencias y recuerdos, pero también ayuda que te redescubras y veas lo mucho que vales.

Ten en cuenta que superar una separación lleva tiempo y paciencia. Si las cosas no parecen mejorar con estos consejos y ya ha transcurrido cierto tiempo, recuerda que siempre puedes acudir a amigos, familia y a un profesional de la salud mental en busca de apoyo que te ayude a reinterpretar esta vivencia de una forma constructiva que te permita salir adelante y superar este dolor.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"