Consejos para que te vuelvas a enamorar de tu pareja si lo merece

Cuando eliges a una persona para tu compañera de vida, ella es tu pareja y se supone que estás enamorada, por algo la eliges para toda la vida y cuando la relación es relativamente nueva, todo es hermoso en ella. Pero hay una realidad de la que nadie escapa y estas son las crisis. Todas las parejas duraderas han pasado por crisis en algún momento y evidentemente las han superado, por eso siguen juntas.

Según el psicólogo Jed Diamond el amor consta de cinco etapas, y las parejas que puedan superarlas todas entonces podrán estar juntas para toda la vida y disfrutarán de un amor basado en la realidad y no en ilusiones falsas.

Pero la pregunta es la siguiente, suponiendo que atraviesan una crisis ¿cómo hacer que tu pareja se vuelva a enamorar de ti? Lógicamente, si lo merece.

Recuerda

Tomate un tiempo para recordar la época de noviazgo, en la juventud, y de cómo era la relación con tu esposo cuando eran recién casados. Puedes a los artículos que te transporten a esa época, puede ser un álbum de fotos o tu diario personal, cierra los ojos y recuerda esos momentos, haz revivir lo que sentías en esa época. Piensa todas esas cosas que hicieron que te enamores de esa persona.

Perdona

Entiende que el perdón no es señal de debilidad ni de sumisión, el perdón es un acto de comprensión de oportunidad, de tolerancia, siempre que sea por justo. Si en algún momento él te ha tratado de una manera que no mereces, y luego lo que reconoce, dialóguenlo, resuelvan el conflicto y perdónalo. Y si el caso es que tú has hecho algo mal, pues pide perdón. Sé justa y aprende a dejar las cosas desagradables en el pasado.

Dale a tu manera de comunicarte un cambio de estilo

La forma en que te diriges a la persona influye mucho en la interacción que vayas a tener con ella. Si lo haces de forma agradable, probablemente tengas una respuesta agradable, pero si en cambio lo haces de manera agresiva, lo más lógico será que recibas una respuesta agresiva. Elimina de tu lenguaje y de tu pensamiento todas esas frases como: “Por algo me casé contigo, ¿no?” y “¿Se supone que me conoces, debes saber cómo me siento”, “¿En qué estaba pensando cuando me casé contigo?” En lugar de eso resalta las cosas positivas que tiene, dile cosas como: “Te quiero porque…” o “Mi mejor decisión fue casarme contigo”, “No me arrepiento de haberte elegido para mi compañero de vida, no puedo imaginar una vida sin ti”, etc. Las palabras dulces siempre crearán atmósferas agradables.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"