Conoce a los “ladrones” de tu energía.

Puedes considerar a tu cuerpo como una máquina. Para que funcione de la manera correcta, necesita combustible ( alimentos). También necesita un mantenimiento periódico, con una serie de acciones regulares y periódicas.

¿Qué pasa si a un vehículo no se le carga un buen combustible? ¿Y si dejas de hacerle los mantenimientos?Pues, desde pequeñas fallas hasta un costoso daño del motor.

Por ello, es imprescindible que cuides qué hábitos tienes, para obtener un óptimo rendimiento de tu “máquina”.

Hábitos y situaciones

1 Hay personas consideradas “tóxicas” porque te roban la energía. Cuando los encuentras, te cuentan sus miles de problemas, sus miles de aflicciones y dramas íntimos de una manera tal que media hora con ellos, te dejan “nocaut”. La solución es fácil: evítalos, porque son una especie de “agujero negro”.

2 Hay hábitos profundamente negativos y no pagar las cuentas a tiempo es uno de ellos. Ser responsable con las deudas nos permite estar tranquilos ante los demás y con nosotros mismos. En cambio, si debemos tenemos que estar escondiéndonos o avergonzándonos por no haber pagado, experimentamos un desgaste emocional permanente, que puede afectar tu salud en diversas áreas.

Si estás en una situación financiera difícil, habla con tus acreedores y pacta una forma de pago que puedas cumplir. No contraigas nuevos compromisos. Si lo que te impide descansar tranquilamente es que la gente no te paga a ti, toma las medidas adecuadas para hacerlo y si ves que es imposible, dalo por perdido: esto significará un gran ahorro de energía para tu psiquis.

3 No hay nada más desgastante que la desorganización. ¿No te ha pasado que ante una jornada laboral, no sabes por dónde empezar y estás dando vueltas sin realmente hacer nada? Esto es algo que quita energía y te hace profundamente ineficiente, además de hacer que se acumulen cosas pendientes. La solución es simple: organízate, clasifica lo que tienes para hacer en importantes y urgentes. Cuida tu área de trabajo, haz que tu escritorio tenga un orden siempre. Si haces estas pequeñas cosas, verás cómo tu día rinde más y al finalizar el día no tendrás una sensación de agotamiento total.

4 No vivas en el pasado, toma las cosas que te permitan vivir el presente adecuadamente y encarar tu futuro. Cuando te enganchas en el pasado, tu energía se gasta en temas inútiles y sin sentido.

5 Los azúcares refinados son una especie de “vampiros de energía”. El cuerpo necesita glucógeno para funcionar, presente en la sangre y que es conducido a cada uno de los músculos y órganos para su funcionamiento. Los alimentos que contienen azúcares refinadas son nocivos para elorganismo porque mayoritariamente están constituidos por glucógeno, así que el cuerpo los asimila en caliente, aumentando los niveles de glucosa de forma muy rápida. Esto descompensa al organismo.

El excedente de glucosa ingerido y no utilizado se va acumulando poco a poco en determinadas partes del cuerpo. Evitar las donas, los muffins y otras delicias de confitería, que tienen un exceso de azúcar, es vital para mantener una buena salud. Además, muchos cereales integrales, desde el pan hasta las pastas, implican el consumo de harinas no procesadas y que contienen hidratos de carbono.

6 Los alimentos fritos resultan muy nocivos para el organismo, porque tarda más en asimilar las grasas. Al comer una carne asada, debe freírse con una grasa saludable, como es el aceite de oliva.

7 El consumo de alcohol y tabaco es muy dañino para el organismo, porque hacen que las toxinas se acumulen en consecuencia y por ellos, debe usarse más energía para combatirlos.

8 Los estados de ánimo extremos también pueden “chupar” tu energía. Por ejemplo, estás a punto de terminar tu horario de trabajo, pero tu jefe te trae unos cuantos pedidos urgentes más. Esto golpea a tu salud, ya que la insulina aumenta y consume la glucosa más rápidamente de lo normal. Al estarestresado, actúas y reaccionas velozmente y es allí cuando viene el bajón.

9 La depresión y la tristeza también son ladrones de energía, porque los niveles de adrenalina disminuyen y el organismo reacciona lentamente a los estímulos, perdiéndose las ganas de hacer nada. Cultiva la relación con tus seres queridos y practica actividades que te gusten y te relajen. Si la tristeza, la melancolía y la depresión se instalan en tu vida y no puedes enfrentarlas sola, busca ayuda profesional.

10 El odio, el rencor y la ira son no aportan nada bueno ypueden llevarnos a tomar malas decisiones. Aprende a olvidar y a dejar ir las situaciones y circunstancias que te causan dolor, de esa manera podrás canalizar tu energía de una manera positiva.

11 Aprende a decir “no”, evita comprometerte con cosas que realmente no quieres hacer, esto implica un gran desgaste de energía.

12 Si no descansas el tiempo adecuado, verás que tu energía disminuye a niveles muy peligrosos. A veces seguimos trabajando aunque nuestro cuerpo pida descanso, esto es una verdadera pérdida de tiempo y de energía, ya que probablemente nada saldrá como debe salir.

13 Cuando te aferras a situaciones que no puedes cambiar o a personas que resultan tóxicas, tu energía parece desvanecerse. Aprende a reconocer las cosas que están más allá de ti y apártate de ellas.

14 No vivas quejándote de lo que te pasó o de lo que no te pasó: no solucionas nada y tu energía se pierde en esa actitud.

15 No aplaces indefinidamente las cosas, el saber que algo está para hacer drena tu energía y te impide enfocarte en lo que debes cumplir.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"