Cómo vestirte según el color de tu pelo.

Elegir de qué color vestirse puede ser complicado. Muchas veces fallamos al experimentar (y nos damos cuenta muy tarde).

Ante eso, muchas mujeres optan por el “camino seguro”, dejando de usar cualquier prenda o accesorio que esté fuera de la paleta neutral.

Pero este “escape” tiene un pequeño problema: quizás no cometas errores, pero probablemente nunca marques diferencia con tu look.

Y además, probablemente dejes de lado algo que es un “arma secreta”: el color de tu cabello.

La importancia del color

El color no es solo un tema de imagen, porque incide en varios aspectos.

Por ejemplo, permite expresar estados de ánimo y señalar la identidad. A través de las prendas que elijamos, también podemos comunicarnos y cada uno esconde un mensaje y una simbología.

Por ejemplo, el blanco crea efecto de salud, paz y vida y alude lo puro y lo limpio; refleja higiene, pulcritud e inspira confianza. También ayuda a proyectar autoridad.

El amarillo representa la luz y la alegría, la claridad, lo nuevo y lo moderno. Al utilizar este color, dices que eres una mujer activa, sin inhibiciones, alegre y optimista. En el lado negativo, puede proyectar una imagen de impulsividad, volatilidad o falta de constancia.

El negro simboliza el fin de algo, sugiere depresión. Como aspectos positivos, proyecta elegancia, formalidad y autoridad. Puede proyectar distancia o pesimismo.

El violeta simboliza encantamiento e invita a soñar. Es preferido por personas imaginativas, sensitivas, originales, pero en algunas situaciones puede proyectar una imagen de inseguridad.

El gris es un color neutro y balanceado, recomendado para los negocios porque es menos autoritario que el negro o el azul marino. Proyecta profesionalismo, pero debe evitarse para una cita romántica (porque puede simbolizar ausencia de compromiso) o en el área creativa.

Una ayuda

Más allá de lo que cada color significa, es fundamental cómo se combina para cada situación.

La variedad es muy extensa, casi infinita. Por ello, es normal que nos sintamos con temor al momento de elegir y nos vayamos “por lo seguro”. Es como cuando vas a una heladería y ante la infinita variedad de sabores, eliges los dos o tres que ya conoces para no verte decepcionada (y al igual que en el caso de las prendas, quizás te pierdas algo fantástico).

Tu estado de ánimo, tus preferencias personales (que dependen, a su vez, de muchísimos factores), lo que está de moda en un momento determinado y la ocasión, definen el color y el tono que utilizarás en un determinado momento, lo que puede contribuir ( o no) a definir un look ideal. Por eso, los estilistas y expertos en moda ponen mucho énfasis en encontrar el color perfecto para cada una y encontraron una forma relativamente sencilla de hacerlo: prestar atención al color de tu pelo.

A elegir

El color predominante en tu tenida puede definir el éxito de tu look y a un nivel muy profundo, influir en cómo te ven los demás a nivel personal, laboral o profesional.

Esta es una pequeña guía, que seguramente te será de mucha utilidad.



Negro: el cabello de color negro da un look muy elegante y sofisticado. Es clásico y ayuda a proyectar una imagen fuerte y poderosa; para reforzar sus mejores cualidades, debes combinarlo con las prendas que tengan un color adecuado, como el violeta, azul cobalto, vinotinto, amarillo, turquesa, rojo, lavanda y la infalible combinación “black and White”.

Castaño: los matices castaños se aprecian más cuando se oponen a prendas claras. El gris tenue y el color crema funcionan bien con este cabello, aunque también puedes usar tonos oliva, safari o bosque, porque el verde potencia los matices más claros de tu cabello. Los tonos fucsia y frambuesa te favorecen, pues pertenecen al mismo espectro que el café natural de tu pelo, pero considera al rojo como tu primera opción.

Rubio: las mujeres que lucen un cabello rubio se ven beneficiadas con los colores vivos y cálidos: amarillo, naranja, crema, marrón y blanco, aunque también les queda espectacular el rojo, en tono granate y todos los tonos del azul, desde el marino al cielo.



Pelirrojo: si tu cabello es de este color, evita ciertos tonos de amarillo, pues “apagarán” tu presencia. Por el contrario, te beneficiarán el verde, el marfil, el marrón, el camel, naranja neutro y el púrpura. Si tu intención es llamar la atención, el rojo o el rosado son tus opciones preferentes. En cambio, si deseas que tu cabello sea el protagonista (especialmente si es un tono subido de pelirrojo), apuesta con seguridad al negro.

Gris: si en tu cabello predominan los tonos grises, los colores más brillantes y atrevidos resultarán tu mejor opción. El rojo, el rosado, el morado, el ciruela, el azul, el verde y el dorado, realzarán tu look. Consejo especial: evita el gris y los tonos pasteles, que prácticamente te harán “desaparecer”.

Lo más importante

Estas son solo sugerencias y aspectos a tener en cuenta al elegir tus prendas para una ocasión determinada o el día a día, pero es también muy importante que te sientas cómoda y a gusto.

Si te sientes segura con lo que elegiste, esa es la imagen que proyectarás, así que el éxito estará asegurado.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"