Cómo verse elegante atendiendo a los detalles (y con poco dinero)

Vestirse bien y con elegancia no es un lujo: puede significar la puerta de acceso a un nuevo trabajo o a ser bien recibido en un acontecimiento social. También representa para la persona un motivo de afirmación, al sentirse más segura de sí misma.

Muchos dicen que no pueden vestirse en forma elegante porque no tienen dinero. Si bien la afirmación puede tener algo de cierto, es importante aclarar que es más importante la atención a los pequeños detalles y a saber comprar en el momento de hacerlo. De hecho, muchas veces lo más caro no es lo que mejor le sienta a la persona.

Atender a los pequeños detalles

La elegancia no se trata de derrochar dinero: consiste en tener buen gusto, que se refleja al elegir las prendas y accesorios al momento de adquirirlos y a una acertada combinación en el momento de usarlos.

Estos son algunos tips que te permitirán lucir elegante en cualquier circunstancia.

1 Cuidado con los excesos: si te pones un vestido de lentejuelas u otros detalles brillantes, disminuye los accesorios, la idea no es transformarte en un arbolito de navidad.

2 Si usas normalmente colores discretos o neutros, puedes combinarlos con accesorios más brillantes y llamativos, pero sin caer en la exageración en cantidad o tamaño.

3 El escote puede ser un arma de presencia y seducción, pero si es exagerado tendrá un efecto totalmente diferente. Combinado con un collar u otro accesorio puede causar un efecto impactante, sin caer en la vulgaridad.

4 Debes tener en cuenta la textura y el estampado de las prendas para combinarlas: los diseños psicodélicos o muy recargados o complicados, no deben combinarse con brillos o cuero, ya que causaría un efecto muy desagradable.

5 El largo de tus faldas, vestidos, shorts o capris debe estar en concordancia con tu altura. Si no eres muy alta, una buena elección puede compensar, pero si eliges mal el largo, terminarás pareciendo aún más baja. Por otro lado, un vestido excesivamente corto puede parecer una blusa estirada y caer en lo vulgar.

6 Ten mucho cuidado con los colores, es necesario que los uses sabiamente para no parecer aburrida, monótona e insípida. La regla de oro es nunca utilizar más de tres colores en la ropa. Estampados, accesorios y zapatos no cuentan y si bien en algunas ocasiones puedes salirte de esta regla, lo importante es nunca parecer una exhibición de colores.

7 Por supuesto, las prendas que utilices siempre deben estar impecablemente limpias y planchadas. La misma atención debes prestar a los calzados. Esto debe ser cosa de todos los días, pero si tienes una ocasión especial, decide qué ropas utilizarás unos días antes para lucir espectacular llegado el momento.

8 No abuses de las marcas: no es una buena idea presumir del calzado de una, la remera de otra, el reloj de una tercera y así en adelante. Solo parecerás una vidriera y no una mujer elegante. Nunca dejes las etiquetas, protectores o certificados de autenticidad en tus cartera, relojes o ropa: traer la marca escrita no te da, sino que te quita elegancia.

9 Siempre debes sentirte cómoda, subirte los pantalones frecuentemente o ajustarte la mini blusa arruina la mejor presencia. No te aferres a talles que no son para tu cuerpo, cualquier figura se verá bien si está vestida con la ropa correcta y del tamaño adecuado.

10 Ten siempre a mano prendas básicas, que vayan bien contigo y que te hagan sentir cómoda: una camisa y una remera blanca, un saquito negro, unos championes blancos o negros, un jean y un pantalón negro, con los accesorios adecuados, pueden hacerte lucir fantástica en muchas ocasiones.

11 Averigua cómo estará el clima antes de salir: si el look que pensaste era en base a una camisa y un saco y luego hace calor, todo quedará arruinado.

12 No compres ropa solo por impulso o porque “está de moda”: piensa si te quedará bien y además, si combinará con la que ya tienes. Si no, deberás gastar aún más para poder utilizarla.

13 Carteras y bolsos son un accesorio imprescindible y que además, son muy visibles. No debe ser excesivamente llamativo y fundamentalmente, debe ir de acuerdo con tus prendas.

14 Nunca uses prendas cortas o por encima de la rodilla con escotes pronunciados, debes encontrar un equilibrio. Mostrar mucha piel es de mal gusto y puede caer en la vulgaridad.

15 Las joyas y accesorios son fundamentales para complementar un look elegante. Utilízalos siempre, aunque sean pequeños. Unos aretes discretos y collares sencillos te harán lucir bien y no como que hubieras salido corriendo de tu casa. Recuerda, no caigas en excesos, no te pongas todo lo que tengas. Balancea: si utilizás aretes largos, combínalos con un collar sencillo; si los collares son grandes, el arete debe ser discreto. Relojes anchos no combinan con anillos en la misma mano. En cambio, si utilizas muchos brazaletes, no lleves reloj en la misma mano. Utiliza tu lógica y tu sentido de la elegancia.

16 Cuida el volumen y el equilibrio: si usas una maxi falda, no te pongas una blusa holgada. No abuses de las prendas pegadas al cuerpo, a veces se cae en lo vulgar.

17 Tu ropa siempre debe estar adecuada a la situación y si tienes dudas de la tenida, simplemente consulta. Nunca lleves vestidos blancos a una boda, ropas de noche a actividades matinales y por supuesto, ropa provocativa o escandalosa a un funeral.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"