Cómo tratar con personas que siempre quieren tener la razón.

Todos conocemos y tratamos a personas que creen tener siempre la razón y que, por mucho que intentemos hablar y expliquemos nuestra postura, nunca quieran aceptar un punto de vista diferente al suyo sobre cualquier cuestión de la que se trate, ya sea familiar o laboral. Este tipo de comportamiento puede desgastar mucho a aquellos que conviven con este tipo de personas. A largo plazo, estas dinámicas de constante discusión pueden producir grandes malestares.

Para ello,nos centraremos en cómo tratar con personas que siempre quieren tener la razón. Te invitamos a seguir leyendo este artículo si crees que puede ayudarte a convivir con una persona que parece que no escucha a los demás y piensa que siempre tiene la razón.
¿Por qué quieren tener siempre la razón?

Se debe tener en cuenta que muchas veces no es simple cabezonería, casi siempre hay una razón de base que explique por qué siempre quieren tener la razón. Una explicación bastante común es que en el fondo sienten una gran inseguridad. Las personas inseguras suelen necesitar una constante afirmación sobre lo que dicen y piensan, es decir, sobre aquello que conforma su personalidad y autoimagen. Tener la razón es el cimiento que necesitan para sentirse seguros sobre sí mismos.
¿Por qué parece que no escuchan a los demás?

Muchas veces, cuando intentamos explicar nuestro punto de vista a personas que siempre quieren tener la razón, parece que estas no nos escuchan en absoluto. Esto puede ser porque les cuesta integrar las ideas de otras personas. Posiblemente, hayan escuchado lo que le hemos dicho, pero no van a responder a ello. Lo que para nosotros es aprender, para ellos es un ataque a su autoestima.

Si alguien nos dice que no le parece bien algo que hacemos (como, por ejemplo, comer carne o defender un movimiento político), nos cuestionamos por qué piensa aquello y nos planteamos si integrarlo o no a nuestro sistema de creencias. En cambio, si a una persona insegura le damos esa misma información, no va a escuchar y va a imponer siempre sus argumentos con tal de que nada desmorone lo que piensa.
Dónde surge más este tipo de conflicto?

La duda sobre cómo tratar con personas que siempre quieren tener la razón suele surgir en tres ambientes bastante distintos:

En el ámbito de la pareja, pueden haber discusiones constantes que acaben deteriorando la relación hasta la ruptura o bien hasta la frustración de aquel que se ve siempre obligado a aceptar la opinión del otro.
También es difícil lidiar con este tipo de personas en el trabajo, sobre todo, si es nuestro jefe y termina siempre imponiendo su criterio. Al igual que ocurre en la pareja, lo habitual es que los trabajadores estén a disgusto y terminen por abandonar la empresa o pedir un cambio de puesto.
Puede ser que los conflictos ocurran entre distintos miembros de la familia. En algunas ocasiones, los hijos e hijas adolescentes, al estar en un proceso de identidad cambiante, intentan defender todas sus ideas e opiniones para no sentirse más inseguros. Esto desgasta mucho la dinámica familiar y se debe abordar con paciencia, pero siempre orientándolo hacia una solución.

También puede ser que necesiten controlar absolutamente todo lo que ocurre a su alrededor, cosa que también va englobada dentro de la propia inseguridad. Intentando controlar lo que piensan los demás quieren evitar que alguna opinión les hiera o se salga de su sistema de creencias que tanto les ha costado formar.

Dicho sistema de creencias recoge los pensamientos, valores y opiniones que tiene una persona acerca de todo lo que la rodea, tiene un papel muy importante en su toma de decisiones y, como no, en su autoimagen.

¿Por qué parece que no escuchan a los demás?
Muchas veces, cuando intentamos explicar nuestro punto de vista a personas que siempre quieren tener la razón, parece que estas no nos escuchan en absoluto. Esto puede ser porque les cuesta integrar las ideas de otras personas. Posiblemente, hayan escuchado lo que le hemos dicho, pero no van a responder a ello. Lo que para nosotros es aprender, para ellos es un ataque a su autoestima.

Si alguien nos dice que no le parece bien algo que hacemos (como, por ejemplo, comer carne o defender un movimiento político), nos cuestionamos por qué piensa aquello y nos planteamos si integrarlo o no a nuestro sistema de creencias. En cambio, si a una persona insegura le damos esa misma información, no va a escuchar y va a imponer siempre sus argumentos con tal de que nada desmorone lo que piensa.

¿Dónde surge más este tipo de conflicto?
La duda sobre cómo tratar con personas que siempre quieren tener la razón suele surgir en tres ambientes bastante distintos:

En el ámbito de la pareja, pueden haber discusiones constantes que acaben deteriorando la relación hasta la ruptura o bien hasta la frustración de aquel que se ve siempre obligado a aceptar la opinión del otro.
También es difícil lidiar con este tipo de personas en el trabajo, sobre todo, si es nuestro jefe y termina siempre imponiendo su criterio. Al igual que ocurre en la pareja, lo habitual es que los trabajadores estén a disgusto y terminen por abandonar la empresa o pedir un cambio de puesto.

Puede ser que los conflictos ocurran entre distintos miembros de la familia. En algunas ocasiones, los hijos e hijas adolescentes, al estar en un proceso de identidad cambiante, intentan defender todas sus ideas e opiniones para no sentirse más inseguros. Esto desgasta mucho la dinámica familiar y se debe abordar con paciencia, pero siempre orientándolo hacia una solución.

Trucos y consejos para lidiar con personas que creen que siempre tienen la razón
– No utilizar un lenguaje agresivo
– Es mejor utilizar un lenguaje tranquilo (tanto verbal como corporal) para dar nuestras opiniones e ideas. En el momento en el que la otra persona esté hablando, tenemos que procurar no interrumpirle y escuchar atentamente todo lo que tenga que decir. De esta manera, evitamos que se sientan atacados y podremos comunicarnos con estas personas de manera más calmada.

Paciencia

– Lidiar con personas que creen que siemre tienen la razón nos puede sacar de quicio. Pero si perdemos los nervios, tan solo reforzaremos su idea de que tienen razón, para ello, debemos respirar y contar hasta diez para evitar un conflicto mayor. Una vez calmados, podemos llevar a cabo el punto anterior y comunicarnos de manera más pacífica.

– Entrenar la inteligencia emocional
La inteligencia emocional es una poderosa herramienta para tratar con estas personas, consiste en la capacidad para identificar, entender y manejar las emociones correctamente,demás.

Si somos capaces de gestionar nuestras emociones a la vez que adivinamos las suyas, podremos llevar la discusión a un terreno más tranquilo.

– Preguntarle sobre sus opiniones
Una técnica efectiva para mostrarle a estas personas que no siempre tienen la razón, es hacer que se cuestionen sus propias ideas. Preguntas como ¿por qué crees esto? o ¿cómo has llegado a esta conclusión? Hacen que se planteen si sus ideas son ciertas desde su sistema de creencias. Además, así evitamos ponernos en una posición de confrontación de ideas.

Si hemos intentado evitar las discusiones, pero estas personas no nos dejan en paz y si los conflictos hacen tambalear nuestra estabilidad mental, consideramos importante señalar que debemos cortar relación en la medida de lo posible con estas personas tóxicas.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"