¿Cómo terminar la relación sin dañar a tu pareja?

Es difícil dar por terminada una relación de pareja. Es muy probable que irremediablemente en ese trance emerja la culpa, los remordimientos, la inseguridad. Si tu decisión es irreversible, te damos algunos consejos para hablarlo con él de una manera menos traumática.
No es faena simple, ya sea por el temor a estar cometiendo un error, por no saber de qué manera hacerlo, tal vez no encuentres el momento indicado. ​Suele suceder que no logramos hacerlo como hubiésemos querido y esto puede lastimar a la pareja con la que estábamos, algo que te tensiona y hace que des muchas vueltas para dar por cerrada la historia.
Aquí te mostramos algunas circunstancias que permanentemente vemos, o por las que atravesamos nosotros mismos. Sería bueno tomarlas en consideración siempre que te encuentres en una situación cercana a un rompimiento. Dar este paso es difícil pero también se trata de abrirte camino, hacer un punto a parte en una relación que no funciona. Si ninguna frase de amor te recuerda a él, debes pensar en dar la vuelta la página.


Tiempo para decidir lo correcto

Siempre es bueno que te des el tiempo necesario para dar el paso y exponer a tu pareja tu decisión o tus preocupaciones. Tenemos que distinguir un enojo de una crisis, quizás sea precipitado y puede que a veces por una discusión no tratamos de echar mano a recursos para resolver los problemas y esto nos conduce a hacer las cosas de una manera más dañina.

La sinceridad, ante todo

Si ya te sientes segura de que tu relación no da para más intentos, entonces, no le des a él mensajes equivocados. En ocasiones sentimos temor de dañar o de contradecir y así preferimos ceder ante los deseos de la pareja porque nos da la impresión que es mejor llenar las expectativas y no dejamos a la luz nuestros disgustos, nuestras ideas dispares, algo que la persona con la que estamos debe saber para poder comprendernos.

Que la decisión final sea firme

Una vez que hemos dejado abierta la puerta que conduce al final de nuestra relación, debemos ser coherentes con la nueva situación. Tenemos que pensar bien todo lo que trae consigo el hablar del tema con la pareja por no estar seguros en la situación donde estamos. Mientras más seas concreta con el otro, estarás evitando dañarlo.

Las frases hechas no sirven, ve al grano


Debes buscar constantemente respetar a tu pareja y ser franca como un camino para explicarle que quieres dar punto final a esa relación, no acudir a las frases hechas que no tienen explicación de fondo: “no eres tú, soy yo”, “no es justo para ti”. Es preciso ser concisos y exponer los motivos por los que ya no te resulta lo mismo y a partir de allí hacerle entender los puntos de vista que, probablemente, tu pareja nunca tuvo en cuenta y quizás le sea útil para otras relaciones.


Si ya lo decidiste no esperes más


No tengas miedo de lo que pueda pasar, si ya lo has decidido, habla con él. Es más doloroso dejar que una relación simplemente se acabe sin más explicaciones y malos entendidos. Se siembran muchas más dudas por el camino y cuando lo dejes puede resultar mucho más difícil para los dos. Entablar un diálogo para disipar las dudas es sumamente necesario y es mejor que huir del problema.


De todos modos, el sufrimiento no estará ausente


Es importante que comprendas que no hacer daño es prácticamente imposible. Siempre pasará por el periodo de duelo. Poner punto final a una relación y llegar a la conclusión de que, aunque lo hayas intentado, todo se acaba, es un golpe que duele. Aunque seas sumamente cuidadosa y con ello protejas a tu pareja y a ti misma, el sufrimiento sobreviene de alguna u otra forma si tenemos la impresión de que estamos tomando una decisión que anhelamos sea la mejor y puede que no sea por el bien de los dos, sino sólo del tuyo.
Superar una ruptura es cuestión de tiempo, no hay herida que el transcurrir del tiempo no sea capaz de sanar.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"