¿Cómo superar la timidez? Las 10 claves para lograrlo

Qué es la timidez, sino el muro más alto para saltar, ante el cual nos sentimos seres infinitamente disminuidos para lograrlo, pero sin embargo, es el más fácil de rodear. Decimos que somos personas tímidas cuando la inseguridad y el miedo nos superan y nos asusta habar en público. El relacionamiento con la gente es ese muro que los fantasmas de nuestros miedos no nos permiten subir. Cuando manifestar tus ideas, relacionarte socialmente, así como la opinión que los demás tienen de ti te preocupa demasiado, es porque eres una persona tímida. Te damos las 10 caves para superar la timidez.

Una persona tímida es aquella que tiene problemas a la hora de relacionarse con los demás, mientras que las personas introvertidas lo son por causas más profundas y de origen biológico. Muchas personas suponen que son tímidas a causa de una sobreprotección durante la infancia, por cierto nivel de autoritarismo en su crianza, etc. Lo concreto es que esto repercute en su adultez y se hace necesario superarlo.

1. Mantén la mente positiva y no te exijas tanto

Sucede a veces que, el saberse tímido hace que los complejos adquieran para nosotros una dimensión que no tienen. No descreas de ti mismo, date ese voto de confianza que tu propio yo necesita. Gran parte de lo que sucede con nosotros cuando padecemos timidez se desprende de nuestros propios fantasmas, esos temores que colman nuestros pensamientos de negatividad. No pensamos en positivo y no le damos crédito a esa persona que sabemos que somos. Abre la mente y deja que las cosas fluyan solas sin estar demasiado pendiente de ello. Ya habrá tiempo de corregir errores si te equivocas, pero aprende a exigirte menos y dar de ti lo que sientes que está bien.

Recuerda que todos los seres humanos somos seres imperfectos. Así somos y la vida entera es un eterno aprendizaje.

2. No lo pienses tanto, responde con más soltura y con confianza

No tienes por qué comportarte de un modo que no eres en eventos sociales, en reuniones con gente que quizá no conoces. Solo intenta ser tú mismo. No reacciones a esa exposición con la presión de tener que comportarte de alguna manera distinta. Intenta no fingir contigo mismo. No vistas un traje que no es de tu talla, tan solo compórtate con naturalidad. Procura sentirte cómodo, solo habla cuando lo deseas y sonríe cuando lo consideres necesario.

3. Acaba con tus prejuicios interiores

Lo mejor es siempre arriesgarse. Anímate y sigue tus instintos. Muchas veces nos creemos incapaces de tantas que cosas que finalmente sí, somos capaces de lograr. Desatar los miedos implica llevar al límite esos paradigmas internos, esos prejuicios que nos hacemos de nosotros mismos. Estira de esa cuerda todo lo que puedas y enfrenta el reto.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"