¿Cómo saber si una pareja durará?

El ser humano no es perfecto y mucho menos las parejas.

El “juntos para siempre” es casi siempre una utopía y abundan los problemas en las relaciones, ya sea de poco o de mucho tiempo.

¿Habrá alguna manera de saber si una pareja perdurará?

Sin garantías


En tiempos en que la cifra de divorcios es, en algunos casos, superior o equivalente a la de matrimonios, podemos pensar que no tenemos nunca la certeza de si una pareja persistirá o fracasará. Lo mismo ocurre, lógicamente, con las relaciones “sin papeles”, ya sea noviazgos con o sin convivencia.

No hay garantías en este punto y en cuestiones del amor, dos más dos no es cuatro muchas veces.

Una señal

En 1990 se publicó un estudio, donde se aseguraba que no importa tanto la forma en que las parejas se conocieron: lo más importante y definitorio es la forma en que contaban su historia a los demás.

En ese año, el científico John Gottman grabó a 52 parejas casadas contando su historia de amor y la forma en que se conocieron. Descubrió que cuanto más entusiasmo mostraban al contar sus historias, eran más probable de que siguieran juntos tres años después. De hecho, la manera en que hablaban de su pasado era una pista muy certera para saber cómo se comportarían en el futuro, con una asombrosa precisión del 94%.



Al parecer, la emoción al recordar es casi infalible para predecir el futuro de la pareja… si esa emoción está en ambas partes, por supuesto.

Las otras señales

¿Existirá alguna otra manera de saber si una pareja persistirá?

En el plano de las relaciones humanas no hay verdades cien por ciento seguras, pero estos serían buenos índices para predecir si una pareja perdurará o no en el tiempo.

-Si además del sentimiento como pareja y el componente sexual existe una amistad y un compañerismo sólidos, es dable pensar que la relación se extenderá en el tiempo. Si se apoyan el uno al otro, siendo la primera opción para consultar por un problema; conversan de todo y comparten su día a día, hay grandes posibilidades que el futuro los encuentre juntos. Esto también incluye la carga que significa el hogar, desde los pequeños quehaceres hasta las idas y venidas con los chicos.

-La pareja no consiste en “hacer todo juntos” o “estar juntos todo el tiempo”. De hecho, una de las claves de las parejas más duraderas y sólidas es que pueden pasar días sin verse (en los casos en que no conviven) porque cada uno tiene compromisos aparte, pero eso no resiente su relación y por el contrario, la fortalece. Ambos tienen su propio espacio y respetan eso. Comparten actividades, pero también disfrutan otras por separado y están de acuerdo que esos momentos a solas son importantes.

-Para tener una pareja duradera no es imprescindible pensar igual en todo, pero sí es importante estar de acuerdo en temas fundamentales: la concepción de la pareja, hijos, relación con el dinero y el trabajo, en algunos casos la religión. Las parejas con inquietudes y pensamientos similares tienen más probabilidades de estar mucho tiempo juntas. Si esto no es así, con el correr del tiempo aparecerán los conflictos.



-Las diferencias son algo inevitable y las parejas que duran en el tiempo también las tienen, pero han encontrado mecanismos para resolverlas en forma adecuada. Las cosas que los “separan”, finalmente los unen, reforzando la relación y funcionando como una manera de entender mejor al otro. Cuando surgen discusiones, intercambian sus opiniones, poniendo siempre el respeto en primer lugar. Por supuesto, nunca intentan cambiar al otro y lo aceptan, con sus virtudes y defectos.

-Todos tenemos malos días y las parejas sólidas y que perduran, entienden y saben manejar y respetar eso. Si uno está mejor solo, el otro respeta su deseo y su necesidad de espacio.

– Para las parejas duraderas, el sexo no es un tabú. Disfrutan plenamente de sus relaciones sexuales y no temen hablar del tema, expresando lo que les gusta y lo que quieren en la cama. No temen experimentar cosas nuevas, siendo esto algo importante para mantener viva la relación en ese aspecto.

-Una de las claves en una relación duradera es el apoyo que se dan el uno al otro, buscando que cada uno alcance la felicidad y su mejor expresión.

-El buen humor es algo importante en una relación. Son inevitables los problemas y contratiempos, pero si se enfrentan con una dosis de buena onda y positividad es posible superarlos.

-Lo pasado, pisado. Las parejas duraderas saben que lo que ya ocurrió no se debe traer una y otra vez al presente, porque solo trae problemas y malentendidos.

– Un ingrediente fundamental en las parejas que llevan mucho tiempo juntas es la confianza. Sin ella no se puede edificar una relación.

-Las parejas duraderas han marcado un límite que pertenece solo a ellas, dentro del cual no entran las opiniones de las familias de cada uno. La pareja es algo de a dos y cuando terceros se inmiscuyen, probablemente el resultado no sea nada bueno.

La rutina y el paso del tiempo pueden terminar con el amor, pero esto no tiene por qué ser necesariamente así. Es necesario reconocer que la pareja, al igual que quienes la componen, cambia y se desarrolla y por ello, la expresión del amor también se modifica.

Entender y acompañar esos cambios es uno de los grandes secretos para que una relación perdure de una manera saludable para ambas partes.


"Puedes utilizar los botones de abajo para ver más"